Más noticias

Ortega ofrece a EEUU adelantar elecciones en Nicaragua

El mandatario ordenó reprimir a los manifestantes que se han tomado las principales vías del país exigiendo su renuncia.

Los violentos enfrentamientos y ataques a manifestantes han dejado más de 140 muertos en Nicaragua./AFP.
Los violentos enfrentamientos y ataques a manifestantes han dejado más de 140 muertos en Nicaragua./AFP.

Managua, Nicaragua.

Con tiroteos y bloqueos de calles, la situación en Nicaragua se deteriora en medio de la ola de violencia que deja 145 muertos en casi dos meses, mientras el presidente Daniel Ortega aún no da señales que permitan retomar el diálogo nacional.

La expectativa se mantiene el martes, luego de que la noche del lunes se escucharan disparos y detonaciones en barrios de Managua y otras ciudades, donde los pobladores acumulan alimentos por temor al desabastecimiento ante el bloqueo de las principales carreteras.

Los obispos católicos presentaron el jueves pasado una propuesta de democratización a Ortega y le pidieron responder por escrito en dos días para decidir si retoman el diálogo con la oposición para salir de la crisis que vive el país, pero el plazo se venció sin respuesta del mandatario.



La embajada de Estados Unidos reveló en un comunicado que Ortega y otros participantes en el diálogo tuvieron un encuentro con Caleb McCarry, representante del senador republicano Bob Corker, enviado a Managua el sábado para "abordar la severa crisis democrática" en este país.

Según el diario español El País, en ese encuentro, Ortega ofreció a los Estados Unidos una propuesta para adelantar las elecciones, como una salida a la crisis política.

El mandatario tiene contemplado pronunciarse este martes tras pedir 48 horas de 'reflexión' que se extendieron a más de 72 horas mientras mantenía el asedio y la represión en toda Nicaragua.

En tanto, la capital continúa semiparalizada por falta de transporte y el temor de los ciudadanos a quedar atrapados en el fuego cruzado en los bloqueos.

Fuerzas del orden y grupos de choque arremetieron en los últimos días contra los bloqueos, levantados para presionar al gobierno a dialogar.

Los ataques a manifestantes atrincherados en Sébaco, 90 kilómetros al norte de Managua, dejaron el domingo un muerto y daños en la unidad de policía, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) y las autoridades.

El bloqueo de casi 70% de las vías busca proteger a las ciudades de ataques de grupos paramilitares y presionar al gobierno para que acepte negociar una agenda para democratizar al país, según dirigentes del movimiento opositor.

Unos 6.000 furgones de carga de países de Centroamérica que están en tránsito por Nicaragua quedaron atrapados con mercadería en las carreteras del país, lo que genera pérdidas económicas, según transportistas de la región.

Vea: Policía de Nicaragua ataca a manifestantes con armas rusas

La operación contra los bloqueos comenzó la madrugada del lunes en la capital, donde pobladores colocaron barricadas de adoquines para protegerse de paramilitares que se desplazan en camionetas y disparan por las noches a todo lo que se mueve.

En León, 90 km al noroeste de Managua, grupos cívicos convocaron a un paro escolar y de labores por 24 horas para denunciar la escalada represiva del gobierno.

Entre jueves y domingo se reportaron seis muertos en Managua, Masaya, Sébaco, Jinotega y Mulukuku (región del Caribe norte) durante ataques de grupos irregulares y fuerzas antimotines a posiciones de pobladores atrincherados, según organismos de derechos humanos.

Las acciones represivas han continuado con igual o más intensidad luego del encuentro entre la jerarquía católica y Ortega.