Empresarios presionan a Trump para mantener Daca

Cancelación del programa migratorio causaría pérdidas millonarias a EUA. El magnate anuncia mañana la decisión.

Activistas proinmigrantes y miles de dreamers se lanzaron ayer a las calles para presionar al Gobierno de Donald Trump sobre la continuidad del Daca.
Activistas proinmigrantes y miles de dreamers se lanzaron ayer a las calles para presionar al Gobierno de Donald Trump sobre la continuidad del Daca.

Washington, Estados Unidos

Estados Unidos está a la expectativa sobre la decisión del presidente Donald Trump que anunciará mañana si mantiene o elimina un programa que protege a 800,000 jóvenes indocumentados de la deportación.

La cadena Fox News informó la semana pasada que el magnate se inclina por dejar vencer el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (Daca), lo que pone en riesgo de expulsión a miles de los dreamers.

En los últimos días, ejecutivos de decenas de grandes empresas estadounidenses, desde Amazon hasta Apple pasando por Facebook, Microsoft, y General Motors, advirtieron contra el impacto económico de devolver a la informalidad a tantas personas que pagan impuestos.

Estos jóvenes “perderían la posibilidad de trabajar legalmente en el país y estarían expuestos al riesgo de deportación. Nuestra economía perdería 24,600 millones de dólares en contribuciones fiscales”, indicaron en una carta.

“250 de mis compañeros de trabajo de Apple son dreamers. Estoy con ellos. Merecen nuestro respeto como iguales y una solución arraigada en los valores americanos”, tuiteó ayer el CEO de Apple, Tim Cook.

Consecuencias

De igual manera, Microsoft, que emplea a 27 dreamers, advirtió que los jóvenes indocumentados “son parte de las universidades de nuestra nación y trabajan en todas las grandes industrias”, por lo que su expulsión supondría un duro golpe para la economía del país.

Y es que si Trump elimina el Daca, sacaría a 700,000 personas de la fuerza laboral, un costo de 460,000 millones de dólares en el PIB en la próxima década, según un estudio divulgado ayer.

Incluso, si Trump optara por no permitir la renovación de los permisos actuales de dos años una vez que estos expiren, aunque sea por un corto período, tendría “consecuencias devastadoras” para los jóvenes, declaró Todd Schulte, presidente de la organización empresarial FWD.us.

El estudio indica que la pérdida de empleos debido a la anulación de Daca provocaría unos 11,000 despidos semanales en el tercer trimestre de 2018.

Sin embargo, Trump corre el riesgo de ser demandado por los fiscales de diez estados conservadores, liderados por Texas, si su Gobierno no acaba con el plan migratorio.

La Prensa