Muere un policía en plena guerra de primera línea contra el COVID-19

Las autoridades están a la espera de los resultados que indiquen la causa exacta del fallecimiento del oficial.

Fotografía del oficial fallecido que compartió la Policía Nacional.
Fotografía del oficial fallecido que compartió la Policía Nacional.

Tegucigalpa, Honduras.

Un miembro de la Policía Nacional murió en las últimas horas luego de presentar síntomas no confirmados en la primera línea de lucha contra el COVID-19.

Se trata de Alcides Alonso Hernández Barahona, a quien las máximas autoridades de la Policía le otorgaron el ascenso póstumo de clase I de Policía y reconocimiento como héroe policial.

"El sacrificio hecho por el clase I policía Alcides Alonso Hernández Barahona es reconocido por la institución y se convierte en un recordatorio de la devoción que como policías tenemos para nuestro pueblo", cita un comunicado de la Policía Nacional.

Lea: Coronavirus: seis claves de San Pedro Sula para impedir la hecatombe

Los policías y militares, junto con el personal médico, integran la primera línea de contención del nuevo coronavirus en Honduras. Los agentes de Seguridad son los encargados de patrullar las calles para garantizar el cumplimiento de las medidas ya establecidas.

La cúpula policial ha reiterado que es consciente del temor que hay hacia cada uno de sus miembros al considerar que pueden contagiarse, ya que son expuestos por estar en la primera línea de combate ante este virus, lo que a su vez ha derivado cuadros de pánico.

Antecedentes

1. El 12 de mayo se confirmó la muerte por coronavirus del subcomisionado Jaime Manfredo Barahona Oseguera en Tegucigalpa. El jefe policial fue ingresado al Hospital Militar como paciente positivo el pasado 5 de mayo para su tratamiento, pero no pudo recuperarse y murió días después. Posteriormente fue enterrado en un cementerio de Tegucigalpa bajo estrictas medidas de bioseguridad.

2. El 14 de mayo se confirmó que el coronavirus fue la causa de muerte de una agente reportada sin vida el 10 de mayo en la Villa de San Antonio, Comayagua. La joven clase II de la Policía falleció tras largas horas de padecer convulsiones, se le practicó la prueba rápida de COVID-19 y salió positiva.

3. El 29 de mayo, un agente de la Policía Nacional falleció al interior de una sala de coronavirus dentro del hospital Atlántida, en la zona norte del país. El uniformado había ingresado desde hacía unos días al centro asistencial con síntomas de coronavirus y después se puso grave, hasta que finalmente murió. Las autoridades de Salud estaban a la espera de los resultados de la prueba que se le realizó para confirmar si falleció de coronavirus, datos que nunca brindaron de manera pública.

La Prensa