China reporta otros 116 decesos en Hubei por COVID-19; suman 1,483 los muertos

El total de personas contaminadas ha asciende a más de 64,600 solamente en China.

Nurses wearing protective face masks enter a community hospital in Shanghai on February 13, 2020. - China's official death toll and infection numbers from the deadly COVID-19 coronavirus spiked dramatically on February 13 after authorities changed their counting methods, fuelling concern the epidemic is far worse than being reported. (Photo by NOEL CELIS / AFP)
Nurses wearing protective face masks enter a community hospital in Shanghai on February 13, 2020. - China's official death toll and infection numbers from the deadly COVID-19 coronavirus spiked dramatically on February 13 after authorities changed their counting methods, fuelling concern the epidemic is far worse than being reported. (Photo by NOEL CELIS / AFP) /

Pekín.

Autoridades sanitarias de la provincia china de Hubei anunciaron el viernes que se registraron otras 116 víctimas fatales por la epidemia de COVID-19, y de esa forma el total de muertos en China ya asciende de 1,483.

De acuerdo con las autoridades chinas, en las últimas 24 horas se registraron en Hubei 4,823 nuevos casos de contagio, en su mayoría pacientes diagnosticados "clínicamente", sin exámenes de laboratorio.

El jueves las mismas autoridades habían anunciado 242 muertos y más de 14,800 casos de contagio, después de modificar los criterios de conteo e incluir pacientes diagnosticados apenas con ayuda de radiografías de pulmón.



De esta forma, el total de personas contaminadas ha asciende a más de 64,600 solamente en China.

Con la adopción de los nuevos criterios para realizar el conteo de casos, los números se dispararon el jueves y aunque se mantienen elevados experimentaron el viernes un leve retroceso con relación a la jornada previa.

El nuevo método de conteo ya no requiere de un examen de laboratorio que confirme la presencia del coronavirus para ser considerado un resultado positivo, y ahora basta una radiografía de pulmón.

La modificación permite a las autoridades sanitarias desplegar de forma más rápida los recursos para ofrecer tratamiento a las personas enfermas.

La Prensa