20/02/2024
12:05 AM

Kubiske: 'Hemos evitado el ingreso de siete toneladas métricas de cocaína a honduras”

Tegucigalpa, Honduras.

La embajadora de Estados Unidos, Lisa Kubiske dijo adiós ayer a Honduras luego que finalizara su periodo de tres años al frente de la delegación diplomática estadounidense.

Antes de partir desde el aeropuerto Toncontín de la capital, Kubiske reconoció que Honduras tiene fortaleza democrática y otros retos importantes en materia de derechos humanos y justicia.

“La democracia está bastante viva, no hay problema de eso, hay muchos partidos políticos y todo”, expresó.

Recientemente, la embajadora concedió una amplia entrevista a LA PRENSA donde abordó diversas temáticas. Ahí aseguró que se va de Honduras con la confianza que muchas cosas están cambiando y que la inseguridad se está reduciendo significativamente, aunque todavía falta mucho por hacer en ese tema.

-¿Cómo quedan las relaciones entre los Gobiernos de Honduras y Estados Unidos?

Creo que por lo general son muy fuertes y es porque en la mayoría de los temas tenemos intereses y una visión en común, como mejorar la seguridad, las condiciones socioeconómicas en el país y fortalecer las instituciones democráticas del Gobierno. Por ejemplo, con el presidente (Juan Orlando Hernández) y otros donantes firmamos convenios para proyectos en el corredor seco desde el segundo día en que asumió la Presidencia.

También hemos apoyado la creación de los Tigres, pues el Presidente quería un equipo dentro de la Policía que pudiera responder rápido en ciertas condiciones, y hemos ayudado a diseñar su programa, estamos financiando su capacitación junto con Derechos Humanos. Tenemos un interés compartido en la prevención de la violencia con los centros de alcance y el Gobierno ha decidido apoyar el proyecto, que ya estamos haciendo con muchas comunidades dando 20 millones de lempiras, lo que permitirá abrir más centros. También compartimos la visión de entender la importancia de la educación, salud y seguridad.

-¿Cuáles son los principales puntos de cooperación entre ambos países?

Nuestros proyectos combinan bien con lo que el Gobierno quiere hacer. Por ejemplo, hay mucho trabajo con la Policía. Apoyamos fuertemente la idea de reformar, depurar a la Policía Nacional de Honduras, porque pensamos que todo país merece una Policía efectiva. En la parte de interdicción de drogas tenemos toda esa cooperación en el escudo marítimo y hemos tenido resultados muy buenos. Creo que las estadísticas son ahora que hemos evitado el ingreso de siete toneladas métricas de cocaína a Honduras; mientras que las autoridades hondureñas creo que han evitado el ingreso de otras seis toneladas al país, y eso es excelente. Tenemos mucha cooperación en varios proyectos de educación, salud, otro tipo de seguridad, capacitación en investigación de delitos, sobre todo los violentos.

-¿Cómo ve la situación de seguridad ciudadana en Honduras?

No importa si uso las estadísticas de la Secretaría de Seguridad o las del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, porque ambas son altas y hay que reconocer eso, pero van en la dirección deseada, o sea, bajando. Ha habido avances en detenciones por extorsiones o en otros casos, pero al mismo tiempo hay mucho más que hacer. Si se pregunta a la gente en cualquier comunidad, ellos pueden decir que lo que experimentan no muestra mucha mejoría, pero sé que ha habido un buen comienzo.

-¿Cómo afecta la actividad del crimen organizado la seguridad en el país?

Tiene un impacto grande y es por eso que ambos Gobiernos trabajamos en forma combinada contra el narcotráfico y todo tipo de crimen organizado. El Gobierno de Honduras dio un gran paso cuando extraditó a Carlos Lobo, esto fue un hito para mostrar lo que querían y podían hacer. Demostrar lo que tienen la capacidad de realizar. Esto no fue una cosa menor, fue algo grande.

-Diario LA PRENSA expuso la realidad de las muertes violentas de menores en el país, ¿cómo ve esta situación de niños Honduras?

Lo más triste... Es muy complicado (se queda sin palabras un momento visiblemente conmovida y retoma la palabra tras unos segundos). Lo más triste, nada más que eso. La matanza de niños es lo más triste que pasa en Honduras. Es por estas cosas que continuamos trabajando para mejorar la seguridad ciudadana. Empiezan muy jóvenes. He hablado con muchachos de ocho y nueve años, a los que les tengo que decir “ustedes no quieren ser mareros, ellos mueren muy jóvenes”; pero al hablarles veo que las circunstancias de sus vidas no les dan muchas alternativas. Eso es triste. Hay que trabajar aún más para evitar esto. Con atención, salud, capacitación para empleo y más.

-Usted mencionó la importancia de que un juez sea el ejemplo de cumplir la ley y que no esté sobre ella, ¿por qué?

Sabemos que el Consejo de la Judicatura ha estado revisando los casos de jueces y ha suspendido a cierto número de ellos; pero ese trabajo comenzó hace poco, así que probablemente hay más casos que vale la pena revisar. Creo que esto no es problema que solo afecta al estadounidense, sino que afecta a este país, no solo a nosotros.

-Sigue persistiendo la falta de transparencia en el Estado, ¿Qué opinión tien usted sobre esto?

Lo que sí puedo decir es que si se quiere combatir la corrupción, la mejor forma es con transparencia. Por dos razones: porque así no se pueden esconder cosas ilegítimas y porque se puede disminuir la preocupación que tiene la gente sobre lo que está pasando. Puede ser que una entidad o una parte del Gobierno esté haciendo algo muy bueno; pero si la gente no sabe, entonces normalmente pensará lo peor. La transparencia ayuda en todo eso en cualquier país, no solo en Honduras. Si los resultados salieron de esa forma (52 aplazadas en transparencia de 101 evaluadas), significa que no se está haciendo lo suficiente en esta área. Igualmente, el trabajo que hacen los periodistas debe ser algo que mejore la transparencia para informar al público sobre lo que está pasando.

-¿Cuáles son los principales obstáculos que encuentran las empresas que quieren invertir en Honduras?

No es fácil establecer un negocio aquí. Tampoco es fácil hacerlo para una empresa hondureña, pero para cualquier extranjero es más complicado porque no entiende el sistema que existe aquí. Son muchas oficinas las que tiene que visitar.

Cuando son proyectos grandes necesitan permisos del Gobierno y eso puede demorar bastante tiempo y no siempre hay transparencia en el proceso, entonces hay empresas que vienen a la embajada simplemente para entender lo que está pasando porque no comprenden.

La cuestión de seguridad figura como un costo y si las empresas están en contacto con nosotros, podemos ayudarles a analizar la situación pensando en los detalles particulares de cada uno que nos consulta.

A veces ellos encuentran cómo proceder, pero hay muchos que por la reputación que tiene el país prefieren no venir. Un inversionista antes de poner su dinero en un lugar tiene que pensar cuánto le costará el proyecto, si es difícil conseguir permiso, si hay preocupaciones de seguridad, si hay demoras, falta de transparencia.

Todo eso entra en el pensamiento de un inversionista. Además, hoy en día la mano de obra no calificada es algo que debería ser del pasado. Incluso alguien en construcción necesita saber leer y algo de matemáticas, quizá inglés o un conocimiento avanzado en su campo. El desempeño del hondureño ha sido por lo general excelente, pero el nivel de conocimiento no es igual y eso representa el mismo problema de educación. Son factores, el precio de la electricidad, por ejemplo, la empresa tiene que evaluar cómo resolvería cada cosa.

- En cuanto a Centroamérica, ¿qué importancia tiene la integración centroamericana?

Honduras por sí solo, al verlo comercialmente es un mercado de 8.5 millones de habitantes, lo que no es muy grande. Sería mucho mejor si hubiera una integración entre los países de Centroamérica. Serían un mercado mucho más atractivo.

-¿Hay empresas extranjeras que operan aquí que le hayan manifestado su deseo de irse por la inseguridad jurídica, violencia u otros factores?

Por lo general no, pero creo que es sobre todo porque quien es inversionista ya tiene puesta una gran cantidad de dinero, tiempo y esfuerzo y es más difícil irse así. Por otra parte, hay algunos en áreas que son más conflictivas y que siempre están pensando si deben hacer crecer su empresa o no, y al final se quedan, pero no se expanden más. En algunas circunstancias han decidido continuar y unos se han ido a otros países.

- En cuanto a inversión, ¿a cuánto ascienden las inversiones de empresas estadounidenses en Honduras?

Creo que actualmente la cifra es de aproximadamente mil millones de dólares cada año, que es muy bueno; pero creo que podría ser muchísimo más, porque hay oportunidades y estamos trabajando enfocados en ese fin.

-¿Cuáles son las fortalezas de la relación comercial entre Honduras y Estados Unidos?

Tenemos un buen ritmo de comercio exterior, podría ser mayor, pero aún así es bueno. Nosotros exportamos una gran cantidad de productos y Honduras es grande en el ?rea de la maquila ya sea textil, o de arneses automotrices y repuestos para carros o exportación de camarones, tilapia, frutas, etcétera, y eso puede crecer.

¿Qué extrañará más de Honduras?

La gente. Además el país es precioso, lindo, tiene mucho que ofrecer. Me gusta mucho Honduras y voy a extrañarlo.

-¿Cuáles son sus lugares favoritos de Honduras?

Tengo cuatro. Roatán porque me encanta bucear. Copán Ruinas, por su pasado y porque siempre se descubre algo nuevo ahí. Comayagua porque cuenta mucho de la historia de Honduras, se puede caminar tranquilamente ahí, me encanta el centro de la ciudad. Y mi otro lugar favorito es San Pedro Sula por su alegría.