Propietario de Power Chicken inicia huelga de hambre ante elevados cobros de EEH

El empresario Roberto Contreras aseguró que la huelga de hambre es por tiempo indefinido.

El empresario Roberto Contreras se colocó en las afueras de uno de sus restaurantes en señal de protesta.

San Pedro Sula, Cortés.

Roberto Contreras, propietario de Power Chicken en San Pedro Sula, inició una huelga de hambre la mañana de este lunes, reclamando a la Empresa de Energía Honduras (EEH) los cobros promediados en la tarifa de electricidad que lo orillaron a despedir a empleados y al borde del cierre de sus negocios, aunque asegura que hará todo lo posible para que eso no suceda.

"Pido al Gobierno que se reviertan los cobros promediados que hizo la gente de EEH, quienes hasta ahora solo han traído malas noticias a nuestras empresas. Los negocios tienen más de 40 días de estar cerrados y aún así vienen recibos de energía eléctrica por valores arriba de los 150,000 lempiras, algo que nunca se consumió por la cuarentena", manifestó el empresario.

"A través de esta protesta pacífica junto con las Mipymes y gremios estudiantiles, pedimos que no se cobre energía eléctrica a partir del 16 de marzo, ya que las empresas han estado cerradas y la gente en confinamiento. También se solicita al Gobierno que rompa definitivamente los contratos firmados con los generadores, debido a que recibimos recibos de electricidad impagables", agregó Contreras.

Relacionada: Dueño de Power Chicken hace recorte de personal por falta de ingresos a raíz de la cuarentena

“No queremos ser ya esclavos de EEH y de los térmicos, póngase la mano en la conciencia, en este momento no tenemos dinero ni siquiera capital de trabajo para arrancar nuestros emprendimientos, cómo les vamos a pagar esos recibos de energía eléctrica a ustedes”, reiteró con tono molesto ante los medios de comunicación.

empresario.259(1024x768)
Contreras califica de "excesivos" los cobros de la Empresa de Energía Honduras.

Contreras había solicitado al Gobierno trabajar por autoservicio durante la emergencia, sin embargo, sostiene que su petición no fue escuchada y la situación está siendo insostenible.

"Nunca pensé tener que decirle a mi gente, que por decisiones del Gobierno, que nos impiden vender por autoservicio, cuando las farmacias y supermercados lo pueden hacer, nos vemos en la penosa necesidad de recortar las fuentes de empleo que duramente forjamos juntos", continuó.

El empresario explicó, que no pueden continuar pagando las planillas de sus empleados, mientras el negocio permanece cerrado. "Lamentablemente ya no podemos más. Ya no podemos pagar dos planillas manteniendo la empresa cerrada. Los recibos de energía llegaron como si estuviésemos operando. Es más de 1,200,000 Lempiras que no sé cómo se podrá pagar porque ustedes saben que no tenemos ingresos".

Crisis

Honduras atraviesa un panorama "sombrío" por la pandemia del coronavirus, que ha causado la suspensión temporal de trabajadores, la paralización de la actividad económica y amenaza con destruir miles de empleos, principalmente en el sector informal.

La Prensa