Admiten amparo en el caso Arca Abierta

La Ufecic pidió que se escuche un audio y video que no habían sido admitidos como pruebas.

Varios diputados están involucrados en el caso.
Varios diputados están involucrados en el caso.

TEGUCIGALPA.

La Sala de lo Constitucional, por unanimidad de votos, admitió el amparo presentado por la Unidad Fiscal Especial Contra la Impunidad y la Corrupción (Ufecic) concerniente a un audio y video que no fueron permitidos como prueba en la audiencia inicial en el caso Arca Abierta.

Así lo informó el oficial de comunicaciones de la Corte Suprema de Justicia, Melvin Duarte, quien explicó que ambas pruebas no fueron admitidas por el juez Reynaldo Hernández por considerar en su momento que eran de carácter ilícito.

Fue así que la Fiscalía, como encargada de la acción penal pública, acudió a la Sala de lo Constitucional, que resolvió favorable la resolución del 25 de enero de 2019 en la cual se presentó la reposición de esa decisión. La decisión judicial manda que sean enviados los antecedentes al tribunal respectivo. Duarte explicó que la prueba debe ser escuchada y vista por parte del juez, lo que podría concurrir en nuevas valoraciones para un eventual fallo.

“Una nueva prueba puede traer nuevas valoraciones sobre los hechos presentados y los que se han evacuado en el transcurso de la audiencia inicial”.

Darwin García, abogado en el caso Arca Abierta, es del criterio que algunos de los acusados podrían ser afectados en este proceso en relación con la resolución de la Sala Constitucional.

Arca Abierta se refiere al supuesto desvío de más de 21 millones de lempiras, a través de la oenegé Planeta Verde, de la Casa Presidencial, el Congreso Nacional y la Secretaría de Finanzas.

En este caso fueron procesados los diputados Milton Puerto, Gladys Aurora López, Welsy Vásquez, Gustavo Pérez y los exdiputados Fabricio Puerto y José Alejandro Flores, y los señores Geovanny Deras, Allan San Martín y Gregorio González. Fueron sobreseídos los exdiputados Óscar Álvarez, Audelia Rodríguez, Juan Carlos Valenzuela, Carlos Bonilla y Hernán Vindel.

La Prensa