¡Prevenga las enfermedades de verano y disfrute al máximo!

Cuídese y evite un golpe de calor, deshidratación o, peor aún, un cáncer

San Pedro Sula, Honduras.

La temperatura sube, y con ella los ánimos de ir a la playa y a los distintos centros de recreación para apagar el calor, pero ¿se ha puesto a pensar en las enfermedades que trae esta temporada? No se preocupe, lo más que se quiere es que usted disfrute al máximo estos días de vacaciones junto con su familia, y es por ello que le daremos algunos consejos de cómo evitarlas.

Katia Chichilla, especialista en dermatología, dice que durante el verano la piel puede sufrir algunos cambios, estos dependen del tipo de piel; por ejemplo, las pieles secas pueden sufrir deshidratación; las sensibles o atópicas presentan eccemas o lo que conocemos como “sarpullido”; las grasosas pueden presentar brotes de acné o exceso en la producción de grasa debido a las altas temperaturas.

LEA: Ser amable y altruista mejora el sistema inmune

“Todos nos exponemos, pero los niños y los ancianos tienen una piel sensible y delicada. Y en verano pueden sufrir más, es necesario utilizar un filtro solar para su edad, y no basta con aplicarlo 1 vez al día, hay que aplicarlo cada 3 horas. Si está bajo el agua (en el mar o piscina) debe usarse un filtro a prueba de agua y reaplicarlo cada 80 minutos”, recomienda.

Otras enfermedades

Males como la rosácea pueden empeorar durante la temporada de verano debido a la alta exposición solar, como también la deshidratación, que se produce cuando la salida de agua y de sales es superior a la entrada de estas en nuestro cuerpo.

Algunos de los síntomas son los siguientes: sed, no orinar mucho, dolor de cabeza, piel y boca seca o latidos cardiacos más rápidos de lo habitual. Las intoxicaciones alimenticias, golpes de calor, alteraciones del sueño, picaduras de insectos o quemaduras solares son algunos de los efectos negativos más habituales en esta época.

El pie de atleta y los hongos son otro tipo de exposiciones a las que se enfrentará, sobre todo en piscinas. La otitis es otra de las más comunes. Hay que tener especial cuidado con los niños, ya que son más propensos a padecer la otitis, ya que pasan muchas horas en el agua en verano y sus trompas de Eustaquio son más cortas que las de los adultos, por lo que los gérmenes llegan más fácilmente al oído medio.

Las causas de la otitis son una inflamación muy molesta y dolorosa que impide realizar varias actividades; por ejemplo, conciliar el sueño.

Además, una quemadura solar puede provocar daños a largo plazo, como tumores o cáncer de piel, por lo que hay que evitar el exceso de sol - sobre todo al mediodía- y protegerse de manera adecuada. También las infecciones urinarias como la cistitis.

Los síntomas de la cistitis son los siguientes: escozor a la hora de orinar y necesidad de hacerlo frecuentemente, color turbio o aparición de sangre en ella, dolor en el costado y fiebre en ocasiones de infección grave.

A tomar en cuenta

“Como todo en medicina, lo mejor que podemos hacer es prevenir, empezando por el fotoenvejecimiento y las manchas ocasionadas por el sol, ya que una vez que aparecen hay que luchar contra ellas para eliminarlas, y eso es más difícil”, dice Chichilla.

La experta aconseja que si tenemos ya estos signos del daño solar hay procedimientos que solo un dermatólogo certificado puede realizar para mejorarlas o incluso hacer que desaparezcan. Procedimientos; por ejemplo, peelings, dermapen, dermoabrasiones, láseres, etc. Aparte de utilizar productos específicos para esos problemas cutáneos en una rutina diaria.

RECOMENDABLE

La hidratación es esencial para el buen funcionamiento del organismo, y en verano más que nunca se convierte en una práctica fundamental. Así que a tomar suficiente líquido, sobre todo agua.

Si contrajo otitis es recomendable tomar analgésicos para mitigar el dolor. Hay algún remedio casero como aplicar paños secos calientes en el oído. Es fundamental curar esa infección de forma correcta.

Para prevenir los hongos o pie de atleta se debe caminar calzado por el borde del suelo mojado utilizando sandalias, y también hay que utilizarlas en las duchas de las piscinas, donde hay más riesgo.

Hay que estar alerta y procurar usar repelentes de insectos mientras estamos en casa para evitar que entren en los hogares, o si es de las personas que les gusta permanecer con su familia en el patio.

Para prevenir las manchas o cáncer de piel, hay que aplicar protector solar cada vez que nos exponemos al sol. Se debe aumentar el factor de la crema que utilizamos durante los meses de verano.

Si sufrimos un golpe de calor, es importante bajar la temperatura del cuerpo con hielo o paños de agua fría, beber agua y situarse en un lugar ventilado y lejos de la exposición solar.