La actividad física nivela la presión arterial y la glucosa