Cómo detectar la epilepsia
en los niños

La mayoría se controla con fármacos, pero es importante un seguimiento

Salud infantil

La epilepsia es una afección cerebral que hace que un niño tenga convulsiones. Es uno de los trastornos más comunes del sistema nervioso. Afecta a niños y adultos de todas las razas y orígenes étnicos.

El cerebro está formado por células nerviosas que se comunican entre sí a través de la actividad eléctrica. Una convulsión ocurre cuando una o más partes del cerebro tienen una explosión de señales eléctricas anormales que interrumpen las señales cerebrales normales.

Cualquier cosa que interrumpa las conexiones normales entre las células nerviosas del cerebro puede causar una convulsión. Esto incluye fiebre alta, azúcar en la sangre alta o baja, abstinencia de alcohol o drogas, o una conmoción cerebral. Pero cuando un niño tiene 2 o más convulsiones sin causa conocida, esto se diagnostica como epilepsia.

Hay diferentes tipos de convulsiones. El tipo de convulsión depende de la parte y la cantidad del cerebro afectada y de lo que suceda durante este episodio. Las 2 categorías principales de ataques epilépticos son las focales (parciales) y ataques generalizados.

¿Cuáles son los síntomas de una convulsión en un niño? Los síntomas de su hijo dependen del tipo de convulsión. Los síntomas generales o señales de advertencia de una convulsión pueden incluir: movimientos espasmódicos de brazos y piernas, rigidez del cuerpo, pérdida de conciencia, problemas respiratorios o dejar de respirar, pérdida del control de los intestinos o la vejiga.

Caer repentinamente sin razón aparente, especialmente cuando se asocia con pérdida del conocimiento. No responde al ruido o a las palabras durante períodos breves. Parecer confundido o aturdido, asentir con la cabeza rítmicamente cuando se asocia con pérdida de conocimiento o conciencia, períodos de parpadeo rápido y mirada fija. Durante la convulsión, los labios de su hijo pueden teñirse de azul y su respiración puede no ser normal. Después de la convulsión, puede estar somnoliento o confuso.

Los síntomas de una convulsión pueden ser similares a los de otras condiciones de salud. Asegúrese de que su hijo vea a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se tratan las convulsiones en un niño? El objetivo del tratamiento es controlar, detener o reducir la frecuencia de las convulsiones. La mayoría de las veces, el tratamiento se realiza con medicamentos.

Muchos tipos de medicamentos son utilizados para tratar las convulsiones y la epilepsia. El médico de su hijo deberá identificar el tipo de contracción que está teniendo su hijo. Los medicamentos se seleccionan según el tipo de convulsión, la edad del niño, los efectos secundarios, el costo y la facilidad de uso. Los medicamentos que se usan en el hogar generalmente se toman por vía oral en forma de cápsulas, tabletas o jarabe.

Es importante darle el medicamento a tiempo y según lo prescrito. Es posible que sea necesario ajustar la dosis para lograr el mejor control de las convulsiones.

Hable con su médico si su hijo tiene efectos secundarios.

Es posible que su hijo no necesite medicamentos de por vida. A algunos niños se les retiran los medicamentos si no han tenido convulsiones durante 1 o 2 años. Esto lo determinará el doctor.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a vivir con epilepsia? Si es apropiado para su edad, asegúrese de que comprenda el tipo de convulsión que tiene y el tipo de medicamento que necesita. Conozca la dosis, el tiempo y los efectos secundarios de todos los medicamentos. Dele el fármaco exactamente como se le indique.

Hable con el médico antes de darle otras medicinas. Los remedios para las convulsiones pueden interactuar con muchos otros. Esto puede hacer que no funcionen bien o causar efectos secundarios.

Asegúrese de que duerma lo suficiente, ya que la falta de sueño puede desencadenar una convulsión. Asegúrese de que sea evaluado por su médico con la frecuencia necesaria.

Si las convulsiones de su hijo están bien controladas, es posible que no necesite muchas restricciones en las actividades.