El voluntariado brinda una sensación de bienestar, practíquela.
El voluntariado brinda una sensación de bienestar, practíquela.

Ser solidarios mejora la salud mental y psicológica

Nadie es tan pobre como para no ayudar a los demás en esta temporada de crisis

San Pedro Sula, Honduras.

La solidaridad puede llegar a ser tan contagiosa como el mismo coronavirus, ¿quién no se ha conmovido para tenderle la mano a los damnificados o a quienes atraviesan otro tipo de dificultades?

Es un instinto natural que nos empuja a ayudar a las personas que lo necesitan, pero sabía que un simple gesto como este tiene importantes beneficios para la salud mental y el bienestar psicológico, ya que mejora la autoestima y ayuda a desarrollar las habilidades sociales.

Solo falta dar un vistazo y darse cuenta de que al hondureño lo que le sobra es solidaridad. Personas rescatando a otras, jóvenes ayudando a ancianos, médicos ofrendando su vida por sus pacientes y así una cantidad de gestos nobles que benefician la autoimagen y permiten que se construya una imagen positiva de uno mismo.

je-1pagina3-161220(800x600)
Ayudar a los demás nos beneficia en todo sentido y reforzamos nuestro autoestima.



Los beneficios

Por sus múltiples beneficios es necesario que conozca las ventajas en el marco del Día internacional de la Solidaridad Humana que se celebra el 20 de diciembre.

Magdalena Turcios, máster en psicología clínica familiar del Mario Rivas, garantiza que la salud y la solidaridad van de la mano. “Especialmente en estos momentos de la historia de nuestro país, donde la salud mental y física de los hondureños se ha visto afectada enormemente por dos fenómenos climatológicos seguidos y en medio de una pandemia de proporciones mundiales; la solidaridad ha sido el elemento común en el sentir, pensar y actuar de la gran mayoría de quienes son cercanos por consanguinidad o por afinidad geográfica”, dice al señalar que en estos momentos, la solidaridad ha ido de la mano de la salud. Pues si no fuera por esta primera, la segunda se habría quebrantado aún más.

Alivia el estrés

La especialista comenta que nuestros dolores y problemas grandes pueden sufrir una contracción fenomenal al darnos cuenta de los que son enfrentados diariamente por quienes pasan sus días en un centro de asistencia de salud. O quienes viven el día como un capítulo acelerado de una serie de sobrevivencia.

“Es muy impactante darte cuenta que no son tan graves comparados con los que sufren los demás. Dar tu mano solidaria a los demás es el más humano de todos los grandes actos. Llenando tu alma de sentimientos positivos y de reflexiones humanizante que todos deberíamos experimentar”, dice. Ser solidarios nos ayuda emocionalmente, ¿pero podría impactar físicamente?

“Inequívocamente, pues el estado de ánimo influye palpablemente en nuestro estado físico”, expresa Turcios.

Una persona saludable es una persona que está activa, que participa en positivo, y participar en positivo es ser solidario. Es algo que le protege y que le hace ser mejor persona.

Otros beneficios de las acciones solidarias, como el voluntariado, por ejemplo, son la integración social, el alivio de miedos o ansiedades.

Algunas personas afirman que les es difícil realizar acciones o participar en proyectos solidarios por falta de tiempo. Pero esto tiene más que ver con una falta de motivación que con unos horarios exigentes. Recuerde nunca es tarde para tenderle la mano a quienes están en peores situaciones que la nuestra.

Siete cosas para aprender a ser solidarios

1.- Abrir los ojos a la realidad de otros en nuestro entorno.

2.- Sopesar nuestras propias limitantes y aprender a valorar lo que otros se esfuerzan por lograr.

3.- Rechazar la arrogancia de creer que jamás necesitaremos nosotros mismos de ayuda.

4.- Darle paso a las emociones y no solo a la racionalización.

5.- Exponerse un poco; sentado en la habitación viendo imágenes o videos no te da la imagen completa de una necesidad.

6.- Mantener contacto en nuestro entorno social, pues el conocimiento de quienes pueden necesitarnos seria la diferencia.

7.- Desechar la creencia que somos una isla aislada de los demás y de la dinámica de la sociedad

comentarios