El trabajo duro puede acelerar el riesgo de sufrir demencia  

Los investigadores encontraron que las personas que realizan un trabajo físico duro tienen un riesgo un 55% más alto de desarrollar demencia

The New York Times

Se sabe que la actividad física ayuda a prevenir la demencia y la enfermedad, pero es posible que el tipo que realiza haga una diferencia.

Un nuevo estudio encontró que el trabajo físico arduo no solo no reduce el riesgo de demencia, sino que aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad.

Los investigadores encontraron que las personas que realizan un trabajo físico duro tienen un riesgo un 55 por ciento más alto de desarrollar demencia que los que hacen trabajo sedentario.

"La guía de la OMS [Organización Mundial de la Salud] para prevenir la demencia y la enfermedad en general menciona a la actividad física como un factor importante. Pero nuestro estudio sugiere que debe ser una forma ’buena’ de actividad física, algo que el trabajo físico arduo no es", comentó la investigadora, Kirsten Nabe-Nielsen, profesora asociada del Departamento de Salud Pública de la Universidad de Copenhague.

"Las directrices de las autoridades de salud deben por tanto diferenciar entre la actividad física en el tiempo libre y la actividad física en el trabajo, ya que hay motivos para creer que las dos formas de actividad tienen efectos opuestos".

Preocupante

Otro estudio de la Universidad de Copenhague mostró hace poco que un estilo de vida saludable puede reducir a la mitad el riesgo de desarrollar demencia.

Los investigadores de la Universidad de Copenhague y del Centro Nacional de Investigación en el Ambiente Laboral usaron datos del Estudio de varones de Copenhague, en que 4,721 hombres daneses reportaron en los años 70 el tipo de trabajo que realizaban en 14 compañías con sede en Copenhague. A lo largo de los años, los investigadores reunieron los datos de salud de los participantes.

Ahora, los investigadores están recolectando más datos, con el objetivo de identificar unas formas más saludables de realizar el trabajo físico arduo de una manera que tenga un "efecto de ejercicio".

"Muchos lugares de trabajo ya han tomado medidas para mejorar la salud del personal. El problema es que la parte de la población con el mayor nivel educativo y con más recursos es la que usa esas iniciativas. Los que tienen un nivel educativo más bajo con frecuencia se enfrentan a la obesidad, el dolor y una mala forma física, aunque den más pasos durante el día y usen más su cuerpo como herramienta", comentó el coautor del estudio, Andreas Holtermann, del Centro Nacional de Investigación en el Ambiente Laboral.

"Para los trabajadores, no es suficiente, por ejemplo, que eviten levantar pesos pesados si desean seguir en la profesión hasta los 70 años. Las personas con un nivel educativo más bajo que hacen trabajos manuales también deben tomar medidas preventivas y fortalecer la capacidad del cuerpo mediante, por ejemplo, el ejercicio y el entrenamiento en fuerza", planteó Holtermann en un comunicado de prensa de la universidad.

La investigación aparece en una edición reciente de la revista Scandinavian Journal of Medicine and Science in Sports.

comentarios