Las personas con enfermedades de base deben cuidarse más del coronavirus.
Las personas con enfermedades de base deben cuidarse más del coronavirus.

La COVID-19 multiplica por 16 el riesgo de muerte de los pacientes con cáncer

La combinación entre el cáncer y COVID-19 vuelve a las personas más propensos a tener otros problemas de la salud

The New York Times.

La COVID-19 no es ninguna broma para las decenas de miles de estadounidenses enfermos, pero un nuevo informa muestra lo peligroso que puede resultar para los que ya se enfrentan al cáncer.

El estudio se basó en un análisis de los expedientes de salud de 212,000 personas que vivían con cáncer. Encontró que un diagnóstico de COVID-19 multiplicaba por 16 las probabilidades de muerte de un paciente con cáncer, en comparación con los pacientes con cáncer sin coronavirus.

Los pacientes con cáncer y COVID-19 también fueron más propensos a tener otros problemas de la salud, como insuficiencia renal, obesidad o enfermedad cardiaca, y éstos también se han vinculado con un mayor riesgo de una enfermedad grave con el coronavirus.

En comparación con los pacientes con cáncer sin COVID-19, los que tenían la enfermedad también fueron más propensos a requerir la hospitalización, e incluso a necesitar asistencia con un ventilador para mantenerse con vida, encontró el estudio.

El estudio fue realizado por el Centro de Excelencia en la Oncología (OCE) de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU., y se hizo público el 22 de julio en una reunión en línea de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer (American Association for Cancer Research).

Una mala combinación

Los datos "revelaron la cruda realidad de que los pacientes con cáncer tienen un riesgo más alto de unos resultados más graves con la COVID-19", señaló la Dra. Harpreet Singh, directora asociada de Cáncer en los Adultos Mayores y las Poblaciones Especiales del OCE.

Como sucede en otras áreas de la atención de la salud, los ingresos y la raza también parecen tener un rol en a quién le va peor cuando la COVID-19 y el cáncer se combinan, añadió.

Según el estudio, "los afroamericanos y los que tienen menos medios socioeconómicos sufren inequidades", comentó Singh en un comunicado de prensa de la FDA. "Es imperativo que sigamos examinando rápidamente los datos del mundo real para resolver los urgentes problemas de la atención de la salud que esta pandemia ha generado".

Prevenir la infección con el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 es la mejor forma de ayudar a proteger a los vulnerables pacientes con cáncer. El distanciamiento social, el lavado de manos y el uso de desinfectante de manos frecuentes, usar una máscara y otras precauciones cotidianas pueden ayudar a que esto no suceda.

Los datos usados sen el estudio incluyeron los expedientes de salud de personas que vivían con cáncer que estaban inscritas en uno de dos importantes sistemas de salud del Medio Oeste de Estados Unidos.

Los datos presentados en reuniones médicas por lo general se consideran como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

comentarios