El cigarrillo es causante de una gran cantidad de enfermedades.
El cigarrillo es causante de una gran cantidad de enfermedades.

¿Tiene menos de 50 años y sufrió un ataque cardiaco? Deje de fumar y vivirá más tiempo

Científicos han comprobado que dejar de fumar evitar el riesgo de sufrir un paro cardíaco.

The New York Times.

Si usted es un fumador menor de 50 años y sufre un ataque cardiaco, una nueva investigación sugiere que abandonar el hábito podría ser lo mejor que puede hacer para seguir con vida varios años después.

"Estos resultados son definitivos: entre los jóvenes que han tenido un ataque cardiaco, dejar de fumar se asocia con un beneficio sustancial", comentó el autor para la correspondencia, el doctor Ron Blankstein, de la división de medicina cardiovascular del Hospital Brigham and Women's, en Boston.

"En cardiología, siempre estamos buscando formas de reducir el riesgo de eventos cardiovasculares, ya sea en la forma de nuevos medicamentos u otras intervenciones", señaló en un comunicado de prensa del hospital.



"Nuestros hallazgos muestran la dramática magnitud del efecto que dejar de fumar puede tener en los adultos jóvenes", añadió. "Pero, lamentablemente, también encontramos que la mayoría de los pacientes más jóvenes siguieron fumando tras su ataque cardiaco, lo que refuerza que hay una importante oportunidad para la mejora".

No corra riesgos

En el estudio, los investigadores analizaron los datos de 2,072 pacientes que sobrevivieron a un ataque cardiaco antes de los 50 años, y que fueron tratados en el Hospital Brigham and Women's y en el Hospital General de Massachusetts, entre enero de 2000 y abril de 2016.

De esos pacientes, 1,088 eran fumadores en el momento en que sufrieron su ataque cardiaco. Hubo datos disponibles sobre el estatus de tabaquismo un año tras el ataque cardiaco de muchos de los pacientes, y mostraron que 343 pacientes (un 38 por ciento) habían dejado de fumar, y que 567 (un 62 por ciento) seguían fumando. Ambos grupos fueron comparables en términos de la edad y la raza.

A lo largo de los 10 próximos años, 75 de los fumadores persistentes (un 13 por ciento) habían fallecido, en comparación con 14 (un 4 por ciento) de los que habían dejado de fumar en un plazo de un año tras su primer ataque cardiaco. De los fumadores persistentes, 30 fallecieron de un ataque cardiaco u otro evento cardiovascular, en comparación con seis de los que dejaron de fumar.

Los "hallazgos refuerzan la importancia crítica de la cesación del tabaquismo, sobre todo entre las personas que experimentan un ataque cardiaco a una edad temprana", añadió Blankstein. "Observar las trayectorias de los pacientes jóvenes que dejaron de fumar, frente a los que no lo hicieron, ofrece una imagen clara de la magnitud del riesgo, en comparación con el beneficio de dejar de fumar".

comentarios