Ciudad de México.

La organización sin fines de lucro a la que Jamie Lynn Spears se comprometió a apoyar a través de las ventas de su próximo libro de memorias rechazó aceptar las donaciones de la estrella.

This Is My Brave anunció ayer que declinó la oportunidad de recibir las ganancias de “Things I Should Have Said”, que está programado para llegar a las tiendas el 18 de enero de 2022.

“Los hemos escuchado. Estamos tomando medidas”, dijo la organización benéfica centrada en la salud mental en un comunicado en Instagram.

“Lamentamos profundamente a cualquiera que hayamos ofendido. Estamos declinando la donación del próximo libro de Jamie Lynn Spears”.

This Is My Brave explicó además que había sido “recomendada para ser una organización beneficiaria de las ganancias” de las memorias, pero finalmente “tomó la decisión de declinar la oferta.”

La entidad no ofreció ningún motivo de su decisión, pero, de acuerdo con Page Six, ésta podría haber estado influenciada por los fans de Britney Spears.

Los partidarios del movimiento #FreeBritney criticaron a la ex estrella de Zoey 101, de 30 años, desde que su hermana acusó a su familia de ser cómplice de la tutela que ha controlado los asuntos personales, el patrimonio y la atención médica de Britney durante los últimos 13 años.

La cantante de “Toxic” también ha dicho que quiere demandar a su familia y en especial a su padre, James Spears, por abuso de tutela.

Aunque Jamie Lynn insistió en un video de Instagram en junio que “sólo ha querido, adorado y apoyado” a Britney, las hermanas se han enfrentado públicamente varias veces en los últimos meses.