Más noticias

Ed Sheeran tendrá que ir a juicio por el presunto plagio de una canción

El artista habría copiado arreglos del tema Let’s Get It On para su canción Thinking Out Loud

 El cantante británico Ed Sheeran.
El cantante británico Ed Sheeran.

Londres, Reino Unido

El cantante Ed Sheeran ha recibido un nuevo revés judicial después de que el magistrado encargado de estudiar la demanda interpuesta contra él, así como contra los productores de su tema Thinking Out Loud y la discográfica Sony, por parte de los herederos del malogrado Marvin Gaye haya rechazado su petición para que esta fuera automáticamente desestimada.

De esta forma, y como resultado de la admisión a trámite, el caso que afecta al intérprete británico irá directamente a juicio en Estados Unidos y eso implica que será un jurado el que finalmente determine si la canción mencionada anteriormente, publicada en 2014, plagia ciertos elementos de la mítica Let’s Get It On (1973) del fallecido artista.

Si los familiares de Marvin Gaye ganan esta demanda, que se dio a conocer el pasado junio, entonces Ed tendría que desembolsar los 100 millones de dólares que ellos piden.

Según el auto emitido esta semana por el juez Louis Stanton, su decisión de llevar el litigio al siguiente nivel se fundamenta en las “similitudes sustanciales que existen entre numerosos arreglos y melodías de las dos canciones”.

Como informa la cadena BBC, Stanton ha llegado a asegurar que a los miembros del jurado “les impresionará especialmente un video que retrata a Sheeran cambiando de una canción a otra con asombrosa facilidad” durante un concierto de hace tres años.

Por el momento, el equipo legal de Ed Sheeran no ha reaccionado públicamente a este último dictamen, pero es poco probable que su posición actual vaya a diferir demasiado de la que ya sostenía cuando solicitó al magistrado que rechazara la demanda en base a las “profundas diferencias de estilo y de temática” que, en su opinión, separan ambos temas.

A su juicio, la canción del joven artista es “sombría y de toques melancólicos, inspirada en un amor romántico y duradero”, mientras que Let’s Get It On constituye un evidente “himno sexual”.