Creación de nuevos empleos comenzará a finales de 2023

Sectores como telecomunicaciones y el sistema financiero están a nivel de prepandemia.

Agricultura y construcción, que son grandes empleadores avanzan más lento.
Agricultura y construcción, que son grandes empleadores avanzan más lento.

Tegucigalpa, Honduras.

La economía hondureña recupera su capacidad productiva exitosamente tras una histórica caída de 9.5% del producto interno bruto (PIB) durante 2020; pero todavía está lejos de alcanzar los niveles de antes de la pandemia.

La recuperación de los sectores no es uniforme. Hay algunos, como el sistema financiero y las comunicaciones, que están a nivel de prepandemia; pero hay otros que no y normalmente esos son los que dan empleo masivo, tal como agricultura y construcción. Así lo explicó el presidente del Banco Central de Honduras (BCH), Wilfredo Cerrato.

“Esperamos que en 2023, tal vez ya no al final, pero un poco antes, a medida que la actividad económica alcance los niveles de antes de la pandemia también se creen esos nuevos empleos… nos va a tomar entre dos y tres años”, manifestó Cerrato.

El funcionario reconoce que “como país tenemos mucho que hacer con lo de las desigualdades y lo educativo” que es otro desafío, ya que para atraer la inversión el país debe contar con profesionales calificados.

No obstante, el presidente del BCH destaca la recuperación de la capacidad productiva de la mayoría de los sectores durante 2021. El Índice Mensual de Actividad Económica (Imae) del BCH indica que el crecimiento de la producción fue de 10.6% a mayo, un comportamiento mayor al esperado por las autoridades. El Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) estiman que el crecimiento será de 3% debido a la prolongación de la pandemia y la falta de recuperación de infraestructura productiva después de las tormentas Eta y Iota.

Las empresas se mantienen este año con bajos niveles de inversión tanto extranjera como nacional. Para la Inversión Extranjera Directa (IED) se prevé un aumento en los flujos por la reinversión de utilidades, pero con un monto de alrededor de 600 millones de dólares.

La Prensa