Exigen bajar sueldos de L100,000 al mes a funcionarios y diputados

El capítulo noroccidental del Colegio Hondureño de Economistas pidió a través de un pronunciamiento que expertos sean quienes tomen las decisiones en la crisis.

SAN PEDRO SULA.

El capítulo noroccidental del Colegio Hondureño de Economistas, a través de un pronunciamiento, exige la reducción sustancial de los salarios de altos funcionarios públicos y diputados que devenguen más de 100,000 lempiras al mes.

El manifiesto de los economistas da seguimiento a una serie de propuestas que hicieron hace tres meses y a la que ahora añaden recomendaciones para el combate efectivo del contagio y el mejoramiento de las condiciones para una reactivación efectiva de la economía hondureña.

Aparte de demandar una política fiscal de ingresos, gastos y de endeudamiento público ajustada a las necesidades de la emergencia nacional reforzando las partidas de salud pública, la junta directiva del capítulo noroccidental del Colegio Hondureño de Economistas pidió poner la dirección de la estrategia y la gestión de la crisis sanitaria en manos de profesionales expertos.

La ley prohíbe reducir sueldos del Gobierno y de las entidades descentralizadas, a pesar de que es vital ahora para bajar el gasto.

“Estos expertos deberán ser escogidos por los gremios profesionales del país, dirigirán el consejo nacional de respuesta a la pandemia y serán los que decidan sobre las medidas inmediatas a implementar en todo el sistema nacional de emergencia”, explican.

Los economistas también expresan su apoyo al cierre de las actividades económicas que están siendo el foco generador de contagios en el valle de Sula, “manteniendo abiertos y con las estrictas medidas de bioseguridad las actividades fundamentales para la sobrevivencia de la población”.

Además, sugieren activar mecanismos efectivos de auditoría previa, concurrente y posterior, bajo el liderazgo de profesionales con conocimiento y experiencia, de reconocida honorabilidad e independencia de criterio para todos los recursos que se hayan invertido y que se invertirán en el marco de los decretos de emergencia.

fr-economistas-090720(800x600)
“Las opiniones disidentes que ahondan en los errores no son del agrado del gobierno”: Rafael Delgado, economista

Los profesionales de la economía proponen el diseño de un plan de emergencia de recaudación de impuestos que vaya más allá de una prórroga y que implique flexibilización en los pagos, reducción de tasas y exoneración a los sectores de la micro y pequeña empresa.

Asimismo, indican que “las medidas de emergencia deben ir dirigidas a la defensa del consumo de los hondureños más vulnerables. En este sentido planteamos la implementación de un subsidio en víveres o en efectivo a las zonas urbanas y rurales más afectadas por el covid-19 bajo la auditoría de entidades profesionales e independientes. Toda familia afectada por la enfermedad o que haya perdido su empleo debido a la pandemia deberá ser apoyada con víveres”.

Criterios

Para Rafael Delgado, integrante de la junta directiva del capítulo noroccidental del Colegio Hondureño de Economistas, “percibimos un distanciamiento entre las autoridades gubernamentales y los profesionales del país. Precisamente, esa es una de las razones por la débil respuesta a la pandemia”.

También considera que “las autoridades acostumbran a escuchar solamente a sus aliados en la política y en los negocios. Las opiniones disidentes que ahondan en los errores y proponen cambios no son de su agrado”.

Delgado explica que la decisión de elaborar los pronunciamientos derivó de la obligación que tiene el Colegio de darle seguimiento y estudio a la problemática económica, hacer propuestas y apoyar a la solución.

La Prensa