Vivir bajo tierra en Ucrania ante el fuego constante de la ofensiva rusa

Svitlana Klymenko no aguanta la rabia, pero no tiene adónde ir. Trabajó 46 años en una mina de sal en la región ucraniana del Donbás y ahora, jubilada, ha tenido que volver a vivir bajo tierra en la ciudad de Soledar, bombardeada sin descanso por las fuerzas rusas.

OTRAS NOTICIAS EN LAPRENSA.HN