La Unión Europea se dijo el martes "conmocionada y consternada" por la muerte de George Floyd, un hombre negro que murió asfixiado por un policía blanco durante su detención en Estados Unidos, y se refirió al hecho como un "abuso de poder".