Vinculan masacre de El Carmen con muertes de menores de La Pradera

Policía maneja la tesis que a los 5 internos del correccional los mataron en venganza por crímenes de niños.

Las autoridades del Ministerio Público y de la Policía hicieron ayer inspecciones en tres lugares donde hallaron ultimados a cuatro de los niños victimados.

San Pedro Sula, Honduras

Las averiguaciones de la Policía arrojan un posible vínculo entre la masacre ocurrida el domingo en el centro correcional El Carmen y la ola de crímenes en contra de niños residentes en la colonia La Pradera de San Pedro Sula.

La tesis que manejan las autoridades policiales indica que el asesinato de los cinco jóvenes dentro de la correccional tendría como móvil una supuesta venganza por las muertes de ocho menores ocurridas en menos de un mes.

El posible móvil de la venganza lo fundamenta la Policía en que uno de los capturados por la masacre es supuestamente hermano de dos de los menores ultimados.

El comisionado de policía, Quintín Juárez, jefe regional de Fusina dijo que están descartando todas las hipótesis que tienen de los crímenes de los niños, a las cuales les han dado seguimiento. Una de esas hipótesis es que a los niños los habrían matado porque no querían pertenecer a las pandillas.

La otra es una supuesta venganza contra sus padres y la tercera es que podrían haber sido banderas y que se negaban a entregar el impuesto de guerra que cobraban.

Juárez manifestó que también están investigando un posible vínculo entre los hechos de La Pradera y la masacre ocurrida en el centro correccional El Carmen.

“Nos llama la atención que un menor de los tres sospechosos capturados por la masacre posiblemente sea hermanastro de madre de dos de los menores victimados que residían en La Pradera. Entonces estamos investigando qué relación habría entre ellos para ver si es un pleito entre grupos criminales que son antagónicos”, dijo el oficial.

Juárez indicó que ya con ese elemento manejan la tesis que los crímenes de las niños y la masacre en el centro de internamiento podría tratarse de una rivalidad entre grupos criminales producto de la lucha de territorio, del narcotráfico y de extorsión.

El oficial de policía manifestó que lo de El Carmen podría ser una venganza por las muertes de los menores de La Pradera.

“Lo que estamos estudiando es si están vinculados los dos casos, y si están vinculados lógicamente podríamos decir que es una venganza lo de El Carmen”.

El jefe policial señaló que lo lamentable es que en esa rivalidad se llevan de encuentro a niños que son el futuro de la patria y que se están viendo envueltos ya en la violencia y actividades ilícitas que son producto de los adultos que se aprovechan de su minoría de edad porque no son imputables de delitos.

Juárez manifestó que pronto van a dar una respuesta en el caso de los crímenes de los niños de La Pradera.

Los utilizan para extorsiones

Las estadísticas que manejan las autoridades de la Fuerza Nacional Antiextorsión (FNA) indican que el 30% de los capturados por extorsiones son niños utilizados por pandilleros.

El mayor del Ejército, Fredy Rodríguez, quien es el jefe en San Pedro Sula de la FNA dijo que tradicionalmente los niños son utilizados por los miembros de las maras o pandillas para hacer los cobros del dinero de las extorsiones.

Eso, según Rodríguez, es por la debilidad que encara el país en cuanto al sistema judicial y de esa situación se han aprovechado los criminales porque saben que los niños no cometen delitos sino que infracciones a la ley.
Por esa razón no son imputables de delitos.

El oficial dijo que esa situación hace también vulnerables a los menores porque los buscan y los utilizan con ese fin.
Las pandillas además los niños como banderas, informantes, como personas que llevan y traen droga.

Refirió que los niños son parte importante en la estructura de la mara o de otras organizaciones criminales “porque hemos visto que también el crimen organizado los utiliza en el narcomenudeo. Refirió que la falta de valores hace creer a los jóvenes que es bonito portar un arma y que es bonito andar un buen carro en base a actividades ilícitas.

El jefe de la FNA dijo en las comunidades las pandillas tienen personas especialmente para reclutar los niños.

“Pero también vemos que la mayoría de los jóvenes hoy en día consideran que las maras no son actividad que en verdad llenen sus expectativas y se están negando a participar en esas actividades ilícitas”, dijo Rodríguez.

Según Rodríguez, el protagonismo de los niños en las pandillas es menor.

Los menores en esas estructuras se encargan de ejecutar las órdenes de adultos. “Pero sí podemos decir que losmenores son los instrumentos de los adultos en las situaciones que la ley los protege”, refirió Rodríguez.
Manifestó que las extorsiones no solo pandilleros están cometiéndolas sino que también se están expandien do a otros grupos delictivos.

Hay personas que extorsionan a nombre de las maras y pandillas.

Narcomenudeo y sicariato

Explicó que hay bandas que en actividades conexas como el narcomenudeo y sicariato ya están haciendo estructuras para extorsionar.

Rodríguez manifestó que cuando los niños andan ya en actividades ilícitas con las maras cambian su conducta hacia el respeto a la casa.

También los jóvenes cambian en su forma de vestir y su corte de pelo. “Actitudes como esas indican que ellos están siendo captados por ciertas personas que les dictan patrones a seguir en su conducta”.

Parientes de hermanos victimados piden protección en el Codeh

Los familiares de los hermanitos Keneth y Antony Castellanos llegaron ayer a las oficinas del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos (Codeh) en Honduras a pedir protección porque temen por sus vidas.

Uno de los familiares de los hermanos victimados, quien pidió que no se revelara su nombre ni el de sus otros familiares, dijo que jamás habían pasado por una situación como esa.

“Venimos aquí al Codeh para recibir consejos y ver en qué nos pueden ayudar ellos”, dijo el entrevistado.

Señaló que no se explica qué está pasando con las autoridades porque ayer en un noticiero escuchó en la mañana al jefe de la Policía y la verdad que “enredan más las cosas porque no saben ni qué están diciendo”. “Nos van a preguntar a nosotros qué sabemos del asunto y nosotros no somos investigadores”, dijo.

Expresó que a ellos es que tienen que decirles qué es lo que están haciendo y la “verdad es que no están haciendo nada”.

“Es penoso decirlo, pero yo voy a decirlo ante los medios de comunicación y es que escuchamos un comentario de la misma gente de la Policía que tenían temor entrar al sector, entonces para qué están vestidos de policías, desde el momento que se enlistan como policías es porque van a enfrentar los problemas que hay en la sociedad”.

Manifestó que las autoridades no les han dado una respuesta concreta por qué se han dado las muertes de los niños que residían en la colonia La Pradera.

“La situación que nosotros no sabemos nada, ni de dónde vienen los problemas y hacia quién.

El problema es que tenemos más menores de edad en la familia y no sabemos si nos va a volver a pasar este mismo problema y por eso estamos aquí en el Codeh”, manifestó el denunciante.

Reiteró que no saben por qué mataron a los hermanos Keneth (7) y Antony Castellanos (13).

“Como lo he dicho antes, un pequeño de siete años qué daño le puede causar a alguien”, expresó.

Indicó que llegaron al Codeh a pedir consejos y a preguntar qué pueden hacer y en qué los pueden apoyar porque se sienten confundidos. También manifestó que están haciendo las gestiones para pedir un asilo político para salvar sus vidas.

Dijo que temen por sus vidas y especialmente el temor es que les pueda pasar algo a los menores que hay en la familia.

Expresó que hasta ayer las autoridades policiales no se habían reunido con ellos.

“Nos sentimos desamparados porque hasta ahorita nadie se ha sentado con nosotros por lo menos para consolar a la familia por lo que está sucediendo”, denunció.

Dijo que llegaron al Codeh a pedir consejos de parte de las personas que manejan los derechos humanos a ver en qué les pueden ayudar.

Los hermanitos Keneth y Antony son dos de los ocho niños que fueron ultimados en menos de un mes en la colonia La Pradera, ubicada al sureste de la ciudad.

Campaña

Únete con este hashtag #Hondurasconlosniños a la campaña de Diario LA PRENSA en las redes sociales para condenar esta repudiable ola de crímenes contra menores.

La Prensa