Ultiman a balazos a un comerciante en Villanueva

Elvin Omar Rápalo acababa de llegar a su negocio cuando fue sorprendido por pistoleros que se transportaban en una motocicleta.

Fotografía en vida de Elvin Omar Rápalo.

Villanueva, Cortés.

Un hombre murió luego de recibir varios impactos de bala mientras se conducía en su vehículo esta mañana en el centro del municipio de Villanueva.

Se trata de Elvin Omar Rápalo Castellanos (38), originario de Villanueva y vivía en la residencial San Ramón. La víctima tenía un negocio de accesorios para celulares en Villanueva.

Agentes de la Policía Nacional recibieron el reporte del suceso a las 8:30 am, por lo que se desplazaron hasta el lugar, donde solo estaba el automóvil con residuos de sangre, ya que Rápalo Castellanos había sido traslado gravemente herido a una clínica privada de la zona, donde minutos después perdió la vida.

Puede leer: De Iriona traían 78 kilos de coca decomisada en pick up

Una persona bastante cercana a la víctima manifestó que Elvin Rápalo se disponía a abrir el negocio de celulares y al momento de bajarse del vehículo dos sujetos a bordo de una motocicleta comenzaron a dispararle. En ese momento resultó herido, pero pese a los intentos de salvarle la vida en un centro asistencial, terminó expirando.

comerciante.94(1024x768)
Fotografía en vida de Elvin Omar Rápalo Castellanos (38).

Un hermano de Rápalo Castellanos expresó era un joven trabajador, quien a base de préstamos logró montar sus negocios, al tiempo que aseguró que no le debía nada a nadie y que perdonaba a quienes le quitaron la vida.

Además: Detienen a cinco migrantes cubanos y tres "coyotes" en Choluteca

En tanto, los victimarios, luego de atacarlo a balazos, se dieron al fuga hasta ahora con rumbo desconocido. Equipos de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) llegaron hasta el sitio donde ocurrió la balacera para trabajar todos los elementos que comprenden este caso violento.

carro.1402(1024x768)
Orificios producto de los impactos de bala en el vehículo en el que se conducía la víctima.
La Prensa