Crema de calabaza y manzana

El contraste de estos dos ingredientes es una verdadera delicia, tanto, que incluso los niños comerán este plato tan beneficioso para su desarrollo.

/

SAN PEDRO SULA.

Ingredientes:
-700 gramos de calabaza
-2 manzanas
-2 puerros
-1 litro de agua o caldo de verduras
-1 chorro de aceite de oliva
-1 pizca de sal
-1 pizca de pimienta

Preparación:
1.-La parte más verde de los puerros puedes desecharla si está en mal estado o utilizarla también para preparar esta crema de calabaza y manzana. Retira las raíces, corta los puerros por la mitad y luego en trozos pequeños. Calienta una cazuela con un chorro de aceite y cocina los puerros hasta que estén un p
2.-Pela las manzanas y córtalas en trozos. Pela la calabaza y córtala en trozos más bien pequeños para que se cocine rápido. Si te gusta, puedes añadir una o dos zanahorias a la receta.
3.-Cuando el puerro lleve 3-4 minutos en la cazuela, añade la calabaza y la manzana y rehoga estos ingredientes.
4.-Cubre las verduras con el agua o el caldo.
5.-Cuando veas que la calabaza ya está tierna, tritura la preparación para conseguir la textura crema. Para ello, pon las verduras en un recipiente, quita un poco del caldo y resérvalo por si hace falta más. Tritura la crema de calabaza y manzana hasta que quede una crema fina. Si queda muy espesa puedes ir añadiendo el caldo que has reservado de cocer las verduras. Una vez que está triturada la crema, si te gusta más fina, se puede pasar por un chino o un colador.
6.-Vuelve a pasar la crema a la cazuela y caliéntala de nuevo. Prueba de sal y pimienta y rectifica si es necesario. Si te gusta con un punto más cremosos se puede añadir en este momento un poco de crema de leche o leche de coco. Así mismo, puedes añadir curry si te apetece disfrutar de una crema de calabaza y manzana al curry. Deja que hierva unos minutos y ya estará lista para servir.
7.-Ya solo queda servir esta deliciosa y nutritiva receta de crema de calabaza y manzana. Si has decidido reservar el cuarto de manzana, córtalo en cubos pequeños y añádelos al plato, así como un chorrito de aceite de oliva y una pizca de pimienta.

La Prensa