Padre de Angie Peña: “Estoy seguro de que a mi hija la raptó una red de trata”

La joven desapareció en la isla el 1 de enero de 2022.

Foto:

Walter Peña junto a su hija.

Por: Unidad de Investigación y Datos

mar 18 de octubre de 2022 a las 23:11

7 min. de lectura

Roatán

Fue el 1 de enero de 2022 cuando la joven Angie Samantha Peña desapareció mientras disfrutaba de unas vacaciones en la paradisiaca isla de Roatán, y desde entonces tanto su familia como las autoridades la han buscado incesantemente sin aún localizarla.

Su padre Walter Peña sostiene que su hija fue llevada por una organización de explotación sexual.

“Todas las investigaciones indican que fue sacada del mar, hay videos y testimonios de personas, además de evidencias que señalan que fue tomada por una banda delictiva. De momento no podemos afirmar o descartar si fue sacada de Honduras, todo se realiza de manera meticulosa para no comprometer su vida”, externó en conversación con LA PRENSA Premium.

A final de agosto fue detenido el estadounidense Gary Leen Johnston, en cuya vivienda se supone estuvo Angie Peña. Su padre develó que en la casa del extranjero la Policía encontró una prenda, aunque dijo desconocer de cuál se trata exactamente.

“Esta persona no puede actuar sola, quizá solo es quien recibe a las jovencitas, pero falta saber quién se las lleva y quiénes las investigan. Este sujeto nunca formó parte de nuestro círculo familiar ni de amigos de mi hija”, afirmó.

Aseguró, además, que la moto acuática y los aretes hallados en una isla privada de Belice el 18 de enero sí pertenecían a su hija, según mostraron los peritajes hechos.

Los análisis mostraron también que no hubo señal de violencia ni accidente en alta mar y que el chaleco salvavidas finalmente no era el que llevaba puesto.

Fotogalería: ¡La isla del placer! Así son las noches en Roatán, invadida por el turismo sexual

“La empresa que rentó la moto es un pilar de esta red porque investigamos que la jet ski no estaba registrada ni la empresa cuenta con los permisos. Lastimosamente si este delito no se ataca o si las víctimas se quedan calladas nunca habrá verdadera respuesta”, apuntó.

“Cuando algo como esto sucede en un sector turístico es mejor divulgarlo y no ocultarlo, pues contribuye a desarticular estas redes”, concluyó.