Licitados y en ejecución 67 proyectos viales valorados en L100 millones

Aunque muchos se alegran por el bacheo de la CA-4, señalan que lo que se necesita es una carretera nueva, bien iluminada y señalizada para evitar accidentes.

Foto: Jose Cantarero

Los municipios cafetaleros están en plena cosecha y urgen vías en óptimas condiciones.

Por: Jessica Figueroa

mar 29 de noviembre de 2022 a las 19:55

15 min. de lectura

Quimistán

La eterna pesadilla de transitar por una carretera a occidente plagada de baches está por dejar de ser tan pavorosa.

La CA-4 de nueva cuenta ya comenzó a ser bacheada.Los trabajos realizados por cuadrillas de la Secretaría de Infraestructura y Transporte (SIT) se localizan en varios tramos, aunque avanzan algo desordenados.

Un grupo de trabajadores está entre La Ceibita y la entrada al casco urbano de Quimistán; más adelante entre La Flecha y Chiquila varios trabajos ya se ejecutaron, aunque algunos hoyos no los vieron y siguen abiertos.

Regístrese aquí y tendrá acceso al contenido ilimitado del diario líder

En el sentido opuesto, de La Ceibita hacia Naco, no se ha intervenido, y todavía se corre el riesgo de caer en tremendos y profundos agujeros.

Otra arteria donde se ven cuadrillas trabajando es en la carretera CA-11 que conduce a Copán Ruinas. Las fallas que dejaron incomunicados varios tramos de un eje vial que no tiene ni cuatro años de haber sido estrenado y es de concreto hidráulico, comenzaron a ser intervenidas.

Tanto en el tramo de El Jaral como en el llamado Mal Paso hay maquinaria trabajando en el sitio y los pasos han sido rehabilitados con terracería.

Tome nota
  • > Unos 106 km de la CA-4 fueron concesionados por la desaparecida Coalianza a la empresa Covsa, de capital colombiano.

En la actualidad las obras se hacen gracias a que la SIT logró destrabar varios contratos que estaban varados por pagos atrasados. También fueron licitados nuevos proyectos.

A través de la oficina de comunicaciones de la SIT se confirmó a LA PRENSA Premium que para el caso en cinco departamentos de occidente: Copán, Santa Bárbara, Lempira, Intibucá y Ocotepeque, ya se licitaron y adjudicaron 67 proyectos viales cuyo costo se redondea en 100 millones de lempiras y se divide así: L70 millones para red vial no pavimentada y L30 millones para la pavimentada.

De los cinco departamentos en mención, Santa Bárbara es el que más proyectos tiene con un total de 32, de los que 19 son en vías de tierra; le sigue Copán con 16, Ocotepeque con 13 e Intibucá y Lempira con tres cada uno.En este último departamento, Lempira, el descontento no puede esconderse.

El alcalde Deydin Mendoza, de Piraera, lamentó que apenas tres proyectos se hayan destinado para ese departamento que está en plena cosecha de café con vías totalmente destruidas.

“A varios municipios nos han dejado abandonados. Hace como un mes vinieron a hacer el parapeto con unas máquinas y luego nos dijeron que se les acabó el presupuesto. Las carreteras siguen igual, no están ni balasteadas y cuando empieza de nuevo a llover nos quedamos incomunicados”, afirma el jefe edilicio.

Además
  • > La SIT empezó a recibir ofertas de licitación para la construcción y rehabilitación de la carretera CA-4, pese a la concesión.

En vías terciarias, que le corresponden a la alcaldía, han invertido alrededor de cinco millones en infraestructura, costo que se disparó en los meses de más lluvia este año.

“Todavía el ministro de la SIT, Mauricio Ramos, no nos da respuesta del proyecto de carretera del sur de Lempira que conecta con El Salvador y que beneficia a 150,000 familias, que ya estaba aprobado y fue cancelado. Nosotros también somos hondureños, Lempira es el departamento que más café produce. Pedimos que nos tomen en cuenta, aquí también producimos”, exhortó.

Nueva y señalizada

Aunque los trabajos de reparación de vías primarias y secundarias pavimentadas, así como no pavimentadas se ven en todo la región, la Mancomunidad de Municipios del Valle de Quimistán (Mavaqui), integrada por Azacualpa, Nueva Frontera, Macuelizo, Protección, Naranjito y Quimistán, todos de Santa Bárbara, tiene un pedido especial sobre la carretera CA-11.Óscar Mendoza, gerente de la mancomunidad Mavaqui, dice que lo que pidieron al Gobierno fue la reconstrucción de la carretera.

“Nos dijeron que en la gestión anterior hubo elementos que afectaron al inversionista, y la gestión de nuevos recursos pasaría por un replanteamiento total del proyecto. Entonces lo que nos ofrecieron fue hacer el bacheado, y aprovechando el tema de la emergencia se metió como prioridad. Obviamente esta carretera entre San Pedro Sula y Ocotepeque es la segunda arteria más importante del país porque es por donde fluye el comercio internacional desde México, El Salvador, Guatemala. Bueno, es parte de la vía Panamericana”.

Puede leer: Alimentos y transporte, lo que más subió en la zona norte

Añadió que cada departamento gestionó su propio paquete de proyectos. Otra de las preocupaciones para la mancomunidad, no solo es que la vía esté reparada, sino que también tenga la adecuada y correcta señalización, tanto horizontal como vertical.

“Así como está, genera muchos riesgos de accidente. En una segunda etapa vamos a exigir la adecuada señalización y un mantenimiento constante en las zonas de derrumbe”. Como mancomunidad también vigilarán que las reparaciones queden bien hechas.

CN destina L600 millones para “Caminos Productivos”

Tegucigalpa. El pasado 24 de noviembre, los diputados del Congreso Nacional aprobaron por unanimidad la Ley del Programa Nacional de Intervención a Caminos Productivos”.

La nueva ley aprobada en un solo debate incluye una partida de L600 millones, con el objetivo de que se entregue a cada una de las 298 alcaldías del país L2 millones para que puedan adquirir maquinaria, vehículos y material para la construcción, rehabilitación, reparación, mantenimiento, monitoreo y supervisión de la red vial del país.

La motivación de la normativa señala que con esta asignación presupuestaria los municipios podrán contar con desarrollo en materia de infraestructura y esto también ayudará en la prevención de desastres.

La ley fue impulsada por la Secretaría de Infraestructura y Transporte (SIT), ya que consideran que esta ley cambiará la vida de muchos hondureños y ayudará a la producción nacional.