Educación registra éxodo de alumnos al sector público

Diversos factores motivan dicha migración, que ya presiona las capacidades del sistema educativo oficial.

Foto: La Prensa

El sistema público ha tenido que recibir más estudiantes del sector privado.

Por: Reynaldo Yanes

jue 20 de octubre de 2022 a las 23:3

10 min. de lectura

San Pedro Sula

Una de las consecuencias indirectas de la pandemia del covid sobre el sistema educativo hondureño se manifestó con el regreso a las clases presenciales: después de dos años de no pisar las aulas, los centros de enseñanza se encontraron con un mayor número de estudiantes buscando matricularse en el sistema público.

Muchos de estos recién llegados estudiaban antes en centros privados, pero una serie de factores derivados de la pandemia los obligó a migrar a los centros públicos.

Puede leer: Educación cancela escuelas vacacionales, ahora harán examen de recuperación

“Ha sido un reto grande, pues tenemos carencias. Tenemos una carga (de estudiantes) más grande en el sistema público porque muchos padres de familia están enviando a los estudiantes que estaban en escuelas privadas”, dijo Arbelia García, jefa de la Unidad de Planificación y Evaluación en la Dirección Departamental de Educación de Cortés.

Aunque la situación comenzó con el nuevo año escolar a comienzos de 2022, se espera que el recién iniciado período en las escuelas bilingües (privadas en su mayor parte) contribuirá con más estudiantes a medida que estos centros hagan disponibles sus datos de matrícula.

Consecuencias de la pandemia

Son varias las causas que las autoridades educativas enumeran para explicar este fenómeno. Como consecuencia de la pandemia, muchos padres de familia perdieron sus trabajos. Con la reducción de sus ingresos, ya no era costeable mantener a sus hijos en los centros privados.

En otros casos, las familias han retornado a sus lugares de origen, llevándose a sus hijos con ellos, por lo que, al momento de volver a clases, engrosan las filas de los estudiantes en esas localidades.

" “Estamos solicitando una mayor cantidad de plazas (...) para atender a los estudiantes”. "

“Los estudiantes se regresaron a sus municipios de origen, una migración interna, y eso lo podemos ver en departamentos como La Paz, Intibucá y Lempira, que han subido mucho su matrícula con respecto a años anteriores”, explica García.

Contribuye a complicar esta situación la escasez de maestros que se registra en algunas áreas, pues otra consecuencia de la pandemia es que algunos educadores han fallecido o bien han quedado con las secuelas de la enfermedad u otras complicaciones de salud que les impide trabajar.

El resultado es una mayor presión para el sistema público escolar, en donde un solo maestro se ve atendiendo a un mayor número de alumnos.

“Estamos solicitando una mayor cantidad de plazas e infraestructuras para atender a nuestros estudiantes. Ahora tenemos más estudiantes en nuestro sistema oficial, por lo que necesitamos más maestros”, refiere García.

Para saber
  • > La presente situación económica pospandemia ha sido determinante para la migración de muchos estudiantes hacia el sistema público.

Según esta funcionaria, en este momento, unas 850 plazas de maestros en el departamento de Cortés están siendo cubiertas por maestros contratados de manera interina, debido a que los concursos oficiales para apertura de plazas han estado suspendidos desde el año 2008.

Finalmente hay que mencionar que, al igual que los maestros, también hay carencias en infraestructuras escolares, muchas de ellas debido a los daños recibidos tras el paso de los huracanes Eta y Iota y que a día de hoy, casi dos años después, todavía no han sido rehabilitados.

“En este momento estamos coordinando la reconstrucción de los centros educativos más dañados por (los huracanes) Eta y Iota, y este ha sido un año de reconstrucción”, comenta García.

Matrícula de alumnos

Según los datos de matrícula que maneja la Secretaría de Educación, hasta el mes de agosto de 2022, se registraba la matrícula de 1,841,039 estudiantes en todo el país entre los tres niveles educativos principales: prebásica, básica y media.Esta cifra es ligeramente superior a los 1,825,339 del año pasado.

El nivel que mayor población de estudiantes presenta es el del primer nivel de educación básica; es decir, el que va del primer al tercer grado de educación primaria.

Este nivel educativo representa el 32.5% de todos los estudiantes, al cual siguen de cerca los estudiantes del segundo ciclo básico (cuarto a sexto grado) con el 28% del total, en tanto que los del tercer ciclo básico (séptimo a noveno grado) son, precisamente, el tercero más numeroso con el 18% del total de estudiantes del país.

$!De personal e infraestructuras urge el sistema educativo público hondureño.

Los estudiantes más jóvenes, los del nivel prebásico, representan el 11.6% de todos los educandos, mientras que los de nivel medio supone el contingente más pequeño con apenas el 9% de todos los educandos del país.

A nivel departamental, y como suele ocurrir con otras mediciones, los departamentos más poblados son los que tienen la mayor carga estudiantil.

Así, Francisco Morazán registra 332,385 alumnos, mientras que en Cortés, el segundo más poblado, la cantidad llega a los 325,467 matriculados.

Fuera de estos dos departamentos, el departamento de Yoro es el que tiene en este momento la mayor carga de estudiantes con 123,632.

En el otro extremo de este espectro se encuentra el departamento de Islas de la Bahía, con 17,004 estudiantes.Y mientras que los centros educativos continúan recibiendo más estudiantes, en buena medida por la presente situación económica, no se avizoran soluciones a corto plazo.

Las autoridades educativas esperan que en los presupuestos para 2023 se hagan las provisiones necesarias para la contratación de más docentes y la rehabilitación de los centros educativos, una tarea en la que todavía continuamos aplazados.

Deserción escolar sigue, en medio de una mayor matrícula de estudiantes en el sistema

A la par de que aumenta la cantidad de alumnos que entra al sistema educativo público debido a las razones expuestas en este reportaje, las autoridades de Educación también registran un considerable número de estudiantes que, por diversos motivos, interrumpen su formación educativa.

Para el caso, la Dirección Departamental de Cortés registró la salida de hasta 39,000 estudiantes desde que se declaró la pandemia en marzo de 2020. Si bien la situación económica es un factor, no es el único.

Algunos estudiantes fallecieron durante la pandemia o bien se vieron obligados a emigrar junto con sus padres. La falta de maestros y de locales adecuados también obliga a muchos a salir del sistema.