Descubren en cuentas de mujeres dinero de extorsión

Fiscalía detectó que los grandes montos que tenía un grupo de mujeres no correspondía a sus ingresos. Investigadores buscan bienes a nombre de testaferros.

Foto: La Prensa

Las mujeres operaban en tres colonias de La Lima; en el sector Rivera Hernández, Asentamientos Humanos y Cofradía, de San Pedro Sula y también en unas comunidades de Santa Cruz de Yojoa.

Por: Unidad de Investigación y Datos

lun 5 de diciembre de 2022 a las 23:22

11 min. de lectura

SAN PEDRO SULA

En diferentes cuentas bancarias, la Fiscalía contra el Crimen Organizado encontró fuertes cantidades de dinero producto de extorsiones a una banda de mujeres recién capturadas por lavado de activos.

Según las investigaciones de la operación realizada en San Pedro Sula, Tegucigalpa y Santa Bárbara, el grupo de extorsionadores, en su mayoría mujeres, lavaban el dinero que recibían mediante transferencias bancarias producto de la extorsión.

Regístrese aquí para acceder a LA PRENSA Premium

Los fiscales, junto a agentes antiextorsión, desde hace un año trabajaban en el caso y fue hasta finales de septiembre que, con las pruebas obtenidas y al menos 17 allanamientos, pudieron desmantelar la estructura criminal, capturando a 16 mujeres y un hombre.

La fiscalía prepara un informe patrimonial financiero con el fin de determinar que las acusadas no tenían negocios ni otro tipo de trabajo o ingreso que les permitiera tener grandes ganancias de dinero.

Para eso han solicitado documentos en alcaldías, cámaras de comercio y en la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS) para corroborar los extremos investigados.

Dato
  • > 16 mujeres y un hombre de una banda dedicada a extorsionar y lavar dinero fueron capturados en septiembre pasado.

Al menos cinco de las mujeres están siendo procesadas por los delitos de extorsión continuada y lavado de activos, por lo que las acusadas permanecen en prisión, tras que la Fiscalía presentara los primeros indicios de las pruebas recabadas.

Los investigadores detectaron que este grupo de féminas, también llamadas “clicas”, tienen vinculación con la pandilla 18, para la cual extorsionan y blanquean capitales.

Según el Ministerio Público, el modus operandi de las acusadas consistía en el empleo y uso de transferencias electrónicas para el recaudo y cobro de la extorsión, el cual exigían a comerciantes en la zona central y noroccidental.

Las mujeres operaban desde las colonias Planeta, Guaymuras y Jerusalén del municipio de La Lima, así como de la Rivera Hernández, Asentamientos Humanos y Cofradía de San Pedro Sula.

También desde unas comunidades de Santa Cruz de Yojoa.En Tegucigalpa se ejecutaron capturas en la colonia Alemania.

Entre las mujeres acusadas están Sulma Dayana Hernández Medina, Sindy Claudeth Calero Díaz, Amarilis Elibeth Mejía Guzmán, Jessica Lorena López Cribas y Suyapa Ibeth Cárdenas López, por los delitos de lavado de activos y asociación para delinquir.

En el caso de las primeras dos (Sulma Hernández y Sindy Calero) también se les imputa extorsión continuada y a las restantes tres (Amarilis Mejía, Jessica López y Suyapa Cádernas) únicamente el delito de extorsión.

Pruebas
  • > Para demostrar el lavado de activos se requiere un delito precedente. En el caso de esta banda de mujeres, el delito sería la extorsión.

Según la acusación, las imputadas tienen cuentas bancarias con montos de dinero que no coinciden con los ingresos que reciben y los investigadores han documentado que ese capital procede de los pagos exigidos a víctimas en diferentes partes del país.

En esa misma operación fueron detenidas y llevadas a prisión María Marlen Rivera Matute y su hija Jasmín Alexandra Andrade Rivera; a ellas se les acusa de tráfico de drogas; mientras que a María Rivera se le agrega el delito de asociación para delinquir y a Jasmín Andrade el de extorsión.

Por extorsión continuada tienen auto de formal procesamiento con prisión preventiva Ada Angélica Rivera Reina, Gloria Cristelia Guzmán Orellana, Maritza Gómez López y Lorena Elizabeth Cribas Palma; y por el delito de extorsión se acusó a Maritza Lizbeth Rubio Flores, Claudia Leticia Cardona Aguilar, Magda María Rivera y Adamary Yorleny Romero Galindo.

Como parte del procedimiento legal, sobre las acusadas siguen las investigaciones para detectar si del dinero de las extorsiones también habían adquirido bienes inmuebles.

Crece

Fiscales consultados por la Unidad de Investigación de LA PRENSA Premium explicaron que a veces es complicado probar el delito de lavado de activos con las bandas que se dedican a las extorsiones, pues muchas veces reciben el dinero por medio de intermediarios en efectivo y, en modalidades más modernas, emplean transferencias o depósitos cambiando los nombres o número de teléfonos de los destinatarios.

Indicaron que con bandas grandes, que han reportado un crecimiento gracias al lavado de activos del dinero procedente de las extorsiones, los investigadores rastrean las cuentas, así como los bienes que están adquiriendo por medio de testaferros y que no logran justificar.

Operación

Una de las más grandes acciones que ha hecho el Ministerio Público por medio de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic) es la Operación Avalancha dirigida en contra de cabecillas de las Mara Salvatrucha.

Según los fiscales, los cabecillas y jefes de estas estructurales criminales habían creado imperios en grandes ciudades de Honduras gracias a las extorsiones y la venta de drogas.

Entre ellos sobresale el prófugo Alexander Mendoza, alias el Porkys, quien había adquirido yonkers, talleres, autolotes y empresas, así como lujosas residencias y lotes de terreno como parte del lavado de activos.

La Operación Avalancha fue realizada en febrero de 2016 y como resultado hallaron dinero en efectivo escondido en las paredes de decenas de viviendas intervenidas y hasta detectaron que utilizaban una clínica médica para operar

.Los investigadores señalaron que a ese punto, la Mara Salvatrucha ya había mezclado el dinero procedente de la extorsión con las ganancias del tráfico de drogas, en una operación que había resultado muy rentable.