24/09/2022
08:13 AM

Más noticias

Caída del bitcóin abre oportunidad a hondureños

En la medida que el precio baje, más personas tendrán posibilidades de comprar fracciones (satoshis) de bitcóin, dicen los criptoinversores de Honduras.

SAN PEDRO SULA
Denuncias

En algunos países de América Latina y Europa han denunciado por estafa a plataformas que no son especializadas.

La aparatosa caída del precio del bitcóin (BTC), la cual mantiene en pánico a personas con mayor aversión al riesgo, es para los criptoinversores hondureños una “oportunidad única”.

Esta cripto, la más demandada en el mercado de activos virtuales, superó los $64,000 a principios de noviembre de 2021, pero cayó en mayo de 2022 a un precio que oscila todavía entre los $29,000 y más de $31,000.

En el mundo virtual, hasta hoy (7/6/22), circulan más de 19 millones de BTC, según cifras de la plataforma de intercambio Blockchain.com, y cada una está dividida en 100 millones de fracciones llamadas satoshis (Satoshi Nakamoto, nombre de la persona que supuestamente creó el software de código abierto que dio origen al bitcóin).

Para el 98% de los hondureños es imposible comprar una moneda BTC, tendría que pagar más de L765,000, sin embargo, gracias a que está fragmentada puede invertir en más de una fracción: en varias satoshis.

Consejos

Inversionistas con experiencia recomiendan usar exclusivamente plataformas especializadas en intercambio (exchange).

Erick Andrade, ingeniero en sistemas informáticos y fotógrafo profesional, considera que la caída del precio “abre las oportunidades para que, personas de países pobres como Honduras, inviertan ahora para lograr una ganancia en el futuro”.

“El precio es volátil. Los millonarios de países ricos compran para vender cuando el precio suba. La persona regular, que no tiene educación financiera, tiene miedo a comprar. En este momento que ha caído todo, la bolsa y el oro, que es el activo de refugio, el inversionista grande ve una oportunidad”, le dijo a Diario LA PRENSA.

Andrade, quien dejó de manera definitiva la profesión de la fotografía para abrir Café Costello en San Pedro Sula, comenzó a invertir a largo plazo en bitcóin hace dos años, también hace trading (compra y venta según el movimiento de precios) y ofrece talleres a personas que deseen incursionar en las cripto.

“Por un taller de 8 horas cobro $100. Les damos desayuno, almuerzo y cena. Les enseño, basado en mi experiencia, cómo usar las diferentes plataformas (de intercambio de criptomonedas) e invertir. Solo necesitan una tarjeta de crédito o débito y pueden iniciar con una inversión mínima de $50. En 8 horas aprenden qué son las criptos. El alumno sale del taller con la primera inversión. Yo no cobro comisiones y no recibo dinero. Mi trabajo es solo enseñar”, dijo.

Experto

Blanca García, inversora de activos digitales:

“Hace un año solo éramos una decena de personas, ahora hay más de 5,000 en la plataforma”.

Caída del bitcóin abre oportunidad a hondureños

Andrade, por medio de estos talleres, busca democratizar la información del mercado financiero de activos digitales en Honduras, donde menos del 1% ha realizado una transacción de esta índole. Ha observado que “en hay personas que están haciendo ganancias y no comparten conocimiento, hay egoísmo por miedo a perder el negocio”.

De esta manera, Andrade ha logrado crear una comunidad de inversores de bitcóin de unas 50 personas, algunos médicos, abogados, pequeños empresarios que realizan transacciones virtuales entre ellos.

“Toda mi familia invierte en bitcóin. Hasta mi papá. Las cosas buenas se comparten, primero con los tuyos. Las personas deben saber que invertir en esto, como en cualquier otro negocio, es un riesgo, uno puede ganar o perder. Ahora bien, si alguien compró bitcóin cuando el precio estaba alto y vende en este momento, va a perder. Pero si mantiene los bitcóin y espera que vuelva a subir y vende, entonces ganará”, explicó.

Los inversionistas hondureños creen que el precio del BTC (en diciembre 2016 era $775) seguirá cayendo en los próximos meses y, consecuentemente, más personas, de menores recursos económicos, tendrán la oportunidad de invertir. Después de este descenso, plantean, habrá un repunte.

El precio de BTC se derrumbó en medio de una incertidumbre económica mundial derivada de la invasión de Rusia a Ucrania, bloqueo global contra Moscú y una inflación internacional por el aumento de los precios de las materias primas.Con esta cripto cayeron otras, como ethereum (de más de L117,000 a más de L45,00), cardano (de más de L74,000 a unos L13,000) y solana (de más de L6,200 a L950), según cotizaciones de la plataforma Coinbase.

Adopción lenta de la cripto

Honduras con una lenta adopción de criptomendas
De 157 países analizados por Chainalysis, Honduras es uno de los países que está en el grupo que ha adoptado criptomonedas de manera lenta. En su Índice Global de Adopción Cripto 2021, Chainalysis ubica a Honduras en la posición 58. Honduras, según esa empresa, por recibir remesas que equivalen a el 20% del Producto Interno Bruto (PIB) puede recibir un mayor impulso.

“La caída de bitcóin ha afectado a las otras criptomonedas porque esa es la de mayor capitalización. Este mercado es muy volátil y hay que conocerlo para entenderlo. Una caída no necesariamente es una pérdida. Para los inversionistas veteranos, que han visto caídas y alzas, esta es una oportunidad”, dijo Otoniel Ventura, un inversionista de bitcón.

Ventura, quien vive en Ocotepeque, estudió bachillerato en computación y desde 2014 invierte e intercambia bitcóin con más de 100 personas del país que “quieren dólares, lempiras o criptomendas para hacer alguna compra en internet”.

“En este momento no podría decirle a las personas que inviertan. Lo primero que deben hacer es conocer las criptomonedas y aprender. Quien quiera correr el riesgo puede invertir una cantidad que esté dispuesto a perder y tendrá la posibilidad de obtener una ganancia cuando el precio suba”, dijo.

Para evitar estafas, los hondureños con experiencia les recomienda a los interesados hacer las transacciones directas por medio de brokers con plataformas especializadas como Coinbase, Binance, Bittrex, FTX, Blockchain y Bitfinex.

Roberto Guzmán, uno de los primeros hondureños que destinó dinero al ecosistema de criptomendas, por ahora no invertirá; observa “demasiada especulación, el valor depende de la cantidad de personas que la necesiten”.

“Aprenderé un poco más y en un futuro invertiré en minado, compraré algunos satoshis para especular ”, dijo.Hace unos diez años, “yo invertí en una empresa de Islandia que minaba bitcóin. Por el dinero que yo enviaba, la empresa me daba satoshis. Un día la empresa desapareció y perdimos los satoshis y el dinero. Perdí L34,000. Una cantidad grande de personas resultamos estafadas”, dijo.

Con el dinero que envió Guzmán y cientos de personas de diferentes países, la empresa mantenía en operación el equipo informático que minaba bitcóin (validación y confirmación de bloques de operaciones hechas en la red y generación de nuevas bitcóin).

A Blanca García, radicada en Olancho, no le preocupa que precio del bitcóin caiga a los niveles más bajos. La empresa Omega Pro le paga 10% mensual sobre la inversión independiente de los precios del mercado.

“Invierto en OmegaPro, una plataforma segura que, por medio de brokers y traders, coloca el dinero en diferentes mercados financieros, principalmente en el de divisas, FOREX, y criptomonedas. Eso permite que las ganancias sean estables”, explicó García, licenciada en mercadotecnia con máster en proyectos.

A diferencia de las plataformas especializadas en exchange de criptos, OmegaPro le vende una licencia al inversionista de quien recibe el dinero el cual, para diversificar el riesgo, invierte en activos virtuales, divisas y materias primas. En Honduras, según García, cuenta con unos 5,000 afiliados que reciben el rendimiento en bitcóin o en USTB.

Caída del bitcóin abre oportunidad a hondureños