Benjamín Paz: “Deseamos que el mercado despierte”

Aunque persiste la incertidumbre causada por el covid, en la medida que abran los mercados, el consumo aumentará y las cotizaciones en las bolsas darán mejores señales.

Benjamín Paz, exportador hondureño.
Benjamín Paz, exportador hondureño.

San Pedro Sula, Honduras.

La reactivación de las economías de Europa y Estados Unidos revive las esperanzas de los caficultores de alcanzar mejores precios en los próximos meses, cree Benjamín Paz, nominado (2018) como mejor productor de los Sprudgie Awards. Aunque persiste la incertidumbre causada por el covid, este experimentado productor y exportador estima que en la medida que abran los mercados, el consumo aumentará y las cotizaciones en las bolsas darán mejores señales.

¿Cómo ha afectado la pandemia a la caficultura hondureña?

Vino cuando estaba la cosecha en las partes altas de la montaña, marzo y abril. Las limitaciones locales afectaron la producción, la movilización de los empleados y las entregas de cafés a los beneficios.


¿A ustedes como exportadores les cortaron contratos?

La verdad que sí. Varios de nuestros clientes de Europa y Estados Unidos tuvieron que cerrar sus negocios y nos cortaron contratos, nos dejaron de comprar.


¿Qué pasará en los próximos meses?

Hay mucha incertidumbre porque no sabemos si van a poder controlar esta enfermedad. En los últimos días ha habido una mejoría porque en el extranjero hubo una reactivación. Hay un movimiento de compra y esperamos que el mercado se recupere para que estos compradores puedan seguir importando nuestro café. Al mismo tiempo seguimos con la incertidumbre, no sabemos qué va a pasar con nosotros en el país. El covid está afectado la salud de los hondureños, entre ellos caficultores.


¿Las restricciones impuestas por el Gobierno impiden que los productores limpien, fertilicen y fumiguen las fincas?

La verdad que no porque ha flexibilizado el tránsito para el sector agroindustrial, el café entra en el agro. Este tipo de actividades sí las han podido realizar. El problema se dio al inicio, cuando las comunidades estaban limitando el acceso y tránsito. Creo que ahora no vamos a tener problemas para esto, pero sí para obtener los recursos económicos para hacerlas. Las ventas han disminuido y hay dificultades para tener acceso al dinero.


¿Cree que habrá una reducción en la producción?

Creo que sí en general. En la zona donde estamos nosotros hubo una buena producción el año pasado, pero este habrá una reducción. Será ocasionada por el mismo precio del mercado que ha estado bajo. La cuarentena vino a cortar las pocas esperanzas que había sobre una mejoría en la producción y comercialización.


Deseamos que el mercado internacional despierte y suba para poder recuperar la caficultura. Todos hemos estado en zozobra.

La Prensa