Más noticias

Una sola voz

En lo que une, una sola voz y la misma dirección es el clamor de empresarios a los dirigentes del Consejo Hondureño de la Empresa Privada, organismo nacional en que están integradas las Cámaras de Comercio e Industrias, y en las divergencias, el acercamiento por medio del diálogo, en el que se busque el bien común, ¡qué difícil!, exigido hoy más que nunca por las condiciones sociopolíticas que zarandean a Honduras y que empujan, cada vez con más fuerza, a un desastre que la mayoría no quiere ni espera, por lo que es necesario abrir los ojos, proponer iniciativas y pasar directamente a la acción, como dice la voz clásica, “todos a una”.

Al abordar los problemas de la economía como un paso imprescindible y necesario para el mejoramiento de la calidad de vida enfrentamos el primer y permanente desafío, el empleo, que está plenamente vinculado a condiciones sociopolíticas, a la inversión y al nivel de crecimiento de la economía, bajo, hoy por hoy, para generar más oportunidades de trabajo y reducir la destrucción del empleo. Si esto no está en la mira del Gobierno y del sector privado al corto y mediano plazo, las calamidades de todo género seguirán azotando y avivando el fuego en terrreno con pasto seco.

Hay planes, pero necesitan el empuje unitario que les ayude a pasar de la teoría, de las intenciones plasmadas en la legislación, como Ley de apoyo a la micro y pequeña empresa, en vigencia desde noviembre del año pasado, a acciones concretas que no solo benefician a emprendedores, sino a los colaboradores y a la riqueza del país.

En un tema de tanta complejidad hay iniciativas encaminadas a dar respuestas, lo malo es que la instalación de mesas, su integración, así como las jornadas posteriores van consumiendo un tiempo del que ya casi no disponemos los hondureños, por lo que habrá que apurar, y si hay que extender la visión por décadas, es más necesario abordar lo inmediato y mediano plazo, que no solo es economía, es institucionalidad, es convivencia, es educación, es democracia real, participativa y con contrapoderes... para que la solución de hoy sea garantía de mejoramiento para las generaciones venideras.

En términos de ecuación, la X es el tema político, con cuya solución se fortalezca el Estado de derecho que respalde la inversión, fuente de trabajo, la convivencia y la imagen de nuestro país en el exterior.