26/06/2022
05:20 AM

Más noticias

El problema de salud no se resuelve, en este momento, con nuevos hospitales

He escuchado a la presidenta de la república, Xiomara Castro, referirse a sus planes de construir, durante su administración, cinco hospitales, en consonancia con las promesas que ha hecho el secretario de Salud.

En relación con este tema, en el grupo Patria tuvimos un foro interesantísimo en el cual, los participantes, incluido el doctor Salvador Moncada, opinamos que el problema de salud no se resuelve, en estos momentos, con la construcción de hospitales porque, lo dije con una cita de un respetado médico mexicano, la enfermedad fundamental de Honduras es la pobreza, y que de esa patología se derivan todas las patologías que son características de un país, como el nuestro, caracterizado por porcentajes altos de pobreza y pobreza extrema, que impide a estos ciudadanos tener acceso al agua con calidad sanitaria, disponer de un adecuado sistema de eliminación de excretas, adquirir una vivienda humanamente habitable, tener acceso a una alimentación abundante y nutritiva, tener acceso a una educación de alta calidad, tener un empleo o una ocupación que le asegure ingresos suficientes para satisfacer las necesidades básicas, y muchas cosas más que son parte del derecho a una vida digna.

Por eso, el planteamiento que debe presentarnos la Secretaría de Salud debe orientarse al fortalecimiento del sistema sanitario primario: fundamentalmente los centros de salud rural, a los que hay que dotar de médicos graduados, y los centros de salud municipales, que estarían en la capacidad de atender las demandas que por su insuficiencia acude a los grandes hospitales de Tegucigalpa y San Pedro Sula.

Unas 80 personas de 100 que vienen al Hospital Escuela padecen patologías que pueden ser atendidas en los centros de salud. Pero además, tener que acudir a los hospitales grandes, sin la adecuada remisión, requiere gastos en transporte, hospedaje, medicamentos, exámenes y accesorios en caso de algunas cirugías.

El Estado ha mantenido con grandes carencias los hospitales, de tal manera que los pacientes que acuden a sus puertas se encuentran con que no hay cupo, no hay medicamentos o el nosocomio está en huelga.

Pensar en más hospitales si los que tenemos no son atendidos y suplidos adecuadamente es un contrasentido.

El fortalecimiento de las unidades básicas de atención primaria –los centros de salud- brindarán, sin lugar a dudas, una mejor atención a los enfermos, con una mayor cobertura de servicios, porque los grandes hospitales en Tegucigalpa y San Pedro Sula seguirán con escasez de medicamentos, de cupos y de calidez en sus atenciones.

Y si las comunidades se incorporan al manejo de sus centros de salud, los resultados de la acción curativa se verán superados por los de las acciones preventivas, que deben ser la prioridad del gobierno de refundación.

Señora presidenta, está a tiempo de delinear nuevamente su política de salud.

las columnas de LP