Más noticias

DEPREDADORES

Uno de los servicios con mayor demanda en estos días es el transporte, sobre el cual se centra la mirada de las autoridades puesto que desde hace meses personal de esta actividad h

Uno de los servicios con mayor demanda en estos días es el transporte, sobre el cual se centra la mirada de las autoridades puesto que desde hace meses personal de esta actividad hace su agosto en abril, tal como se ha evidenciado en estos primeros días de la semana de vacaciones en que personal de más de dos decenas de empresas ha sido citado por violar regulaciones, operar sin permisos y negar el descuento a las personas de la tercera edad. La gran cantidad de pasajeros en tiempo reducido, para la salida o el regreso, es ideal para abusar de las personas, indefensas porque aprovechan la temporada para viajar a sus pueblos o a lugares de recreación, la vuelta al término de las vacaciones es repetición de lo mismo o peor.

Si durante las últimas semanas ha habido una intensa labor de prevención con la inspección de las unidades y la administración de empresas, el Ministerio Público desplazó personal para instruir a los viajeros sobre sus derechos y para animar a denunciar cualquier anomalía o atropello, como el irrespeto de horario, llevar viajeros de pie, las paradas en cualquier lugar para subir pasajeros a lo largo de la ruta, el aumento en el precio del pasaje o la negativa a aplicar el descuento a las personas de la tercera edad. En numerosas ocasiones, los dueños del transporte y sus empleados proyectan la imagen de víctimas; sin embargo, la quejas de los usuarios se multiplican en ocasiones especiales, como estos días de vacaciones, y en el transporte cotidiano por la pelea para llenar las unidades y por el irrespeto a las regulaciones de circulación.

Sobre el transporte recae una gran responsabilidad en el éxito de estos días, de manera que vayan quedando atrás aquellos tiempos en que la semana era calificada por el número de víctimas en el transporte, en ríos, playas o balnearios. En esto del tráfico, las autoridades mediante controles en carretera o en tramos viales deben mantener una fuerte vigilancia, pues la irresponsabilidad de conductores, bajo los efectos del alcohol, causa daños mortales en su familia o en otras personas inocentes, así como perjuicios en bienes de otros. Los lamentos o lágrimas posteriores no devuelven vidas ni milagrosamente curan heridas, por lo que es necesario “mano dura” en defensa de la vida y seguridad en la integridad de las personas.

Los retenes, así como los puntos de atención, se han multiplicado el fin de semana, la concentración de viajeros exige mayor presencia, lo mismo que el próximo fin de semana cuando la vuelta a la casa sea el prólogo de un día siguiente que es “pecado” hablar de él hoy, pero que también es “pecado” identificarlo, el lunes.