Texas, Estados Unidos

El joven Joni, uno de los fallecidos en el tráiler con migrantes en San Antonio, Texas, escribió en la suela de sus zapatos los nombres y números de teléfono de sus familiares en Estados Unidos.

Jonny Tziquín Tzoc (17) fue identificado después que las autoridades llamaran a su familiares en Estados Unidos.

Su hermano, José Tzoc, contó a Univision 41, que “él lo último que me dijo el lunes era que se iban (en el tráiler) y no supe más. Ahora nos van a enviar su cuerpo. Ya comenzaron a pedir papeles, pero no se si nos van a ayudar con los gastos funerarios”.

Tzoc creyó que su hermano guatemalteco estaba en los hospitales, pero fue en la noche del jueves anterior cuando se enteró de que era una de las 53 víctimas.

El hermano del inmigrante indocumentado dijo que la situación para ellos en Guatemala es muy mala y que no hay trabajo ni oportunidades.

Reveló que ahora los coyotes (traficantes de personas) cobran más de 15 mil dólares para ingresarlos a Estados Unidos.

Jonny salió la madrugada del 15 de junio pasado de Tzucubal, Santa Catarina Ixtahuacán, donde comenzó su viaje hacia Estados Unidos, pero encontró la muerte en San Antonio, Texas.

“Hablamos y me contó que todo estaba bien, que iba con los coyotes y estaba seguro. En ningún momento me contó de algo malo”, relató José Tziquín.

El viernes 24 de junio, Jonny, en un chat, le confirmó que había cruzado el Río Bravo en MacAllen, Texas, y que se había reunido con unos “paisanos” en el camino; esos conocidos eran Melvin Guachiac Sipac y Wilmer Tulul.

Tziquín contó que Jonny avisó que subiría a un furgón el domingo pasado a las 1:00 pm de la tarde, y que le sería difícil seguirse comunicando.

Hasta la fecha, las autoridades del Instituto Nacional mexicano de Migración, han explicado que entre los muertos había 27 mexicanos, 14 hondureños, siete guatemaltecos y dos salvadoreños.