Sánchez Cerén y Quijano se declaran ganadores en El Salvador

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de El Salvador anunció hoy que, ante el margen tan estrecho entre los dos candidatos presidenciales, no proclamará ningún ganador.

El gobernante FMLN y el opositor ARENA declararon a sus candidatos, Salvador Sánchez Cerén y Norman Quijano, respectivamente, ganadores de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en El Salvador celebradas hoy.
El gobernante FMLN y el opositor ARENA declararon a sus candidatos, Salvador Sánchez Cerén y Norman Quijano, respectivamente, ganadores de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en El Salvador celebradas hoy.

San Salvador, El Salvador

El gobernante FMLN y el opositor ARENA declararon a sus candidatos, Salvador Sánchez Cerén y Norman Quijano, respectivamente, ganadores de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en El Salvador celebradas hoy.

Ambos partidos convocaron sendos actos de celebración del triunfo en plazas de San Salvador poco después de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) anunciara que el ganador se conocerá oficialmente una vez que se lleve a cabo el escrutinio final, que empezará este lunes, porque la diferencia entre ambos es muy estrecha.

El coordinador general del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Medardo González, dijo que los salvadoreños "decidieron darle el voto mayoritario a Salvador Sánchez Cerén".

Añadió que esa reunión con cientos de seguidores era la "celebración de la victoria" porque "Sánchez Cerén y el FMLN han ganado" esta segunda vuelta electoral, al igual que la primera, el 2 de febrero pasado.

Por su parte, el presidente de ARENA, Jorge Velado, afirmó en conferencia de prensa que "el nuevo presidente de El Salvador se llama Norman Quijano".

"No va a haber cambio de tendencia" entre "los datos del TSE y los datos nuestros", sostuvo Velado.

"Los hemos vencido, hemos ganado", proclamó el vicepresidente de Ideología de ARENA, Ernesto Muyshondt, durante el acto de celebración con dirigentes y cuentos de seguidores.

Minutos antes de las celebraciones de ambos partidos, el presidente del TSE, Eugenio Chicas, anunció que ese organismo no proclamará hoy ningún ganador porque la diferencia es muy estrecha y el resultado final deberá esperar hasta el escrutinio final, que comenzará mañana, lunes, y tardará de "tres a cuatro días".

Con el 97,60 % de los votos escrutados, Sánchez Cerén mantenía una estrecha ventaja, de apenas el 0,26 %, sobre Quijano, según los datos preliminares divulgados por el TSE en su página web.

Sánchez Cerén sumaba el 50,13 % y Quijano el 49,87 %, pero "es muy estrecha la distancia" y "nadie debe declararse ganador", advirtió Chicas.

Tribunal aplaza proclamación del ganador

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de El Salvador anunció hoy que, ante el margen tan estrecho entre los dos candidatos presidenciales, no proclamará ningún ganador de la segunda vuelta de las elecciones de este domingo hasta que concluya el escrutinio definitivo, que comenzará mañana.

"Hemos prácticamente concluido el proceso de escrutinio" preliminar, pero "la diferencia es muy estrecha y por eso (...) vamos al escrutinio definitivo", que es "el que proclama al ganador", dijo el presidente del TSE, Eugenio Chicas, en una declaración leída en cadena nacional de radio y televisión.

Con el 95,52% de los votos escrutados, el oficialista Salvador Sánchez Cerén, del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), mantenía una estrecha ventaja, de apenas el 0,26%, sobre el opositor Norman Quijano, de Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), según los datos preliminares del TSE.

Sánchez Cerén sumaba el 50,13% y Quijano el 49,87%, pero "es muy estrecha la distancia" y "nadie debe declararse ganador", advirtió Chicas.

"Este Tribunal recomienda y ordena que ningún partido se declare ganador ante un resultado tan estrecho, que se puede dirimir únicamente en el escrutinio final", añadió.

La tendencia de los primeros datos difundidos por el TSE fue favorable a Sánchez Cerén, a ratos ampliamente, pero poco a poco se fue inclinando hacia Quijano y luego volvió al lado del oficialista.

Cierre de urnas

Los salvadoreños votaron este domingo en comicios de segunda ronda en los que la izquierda figura favorita, frente a la derecha opositora, para retener el poder en este país golpeado por la pobreza y el terror de las pandillas.

Las urnas, a las que estaban llamados 4,9 millones de electores, cerraron a las 17H00 locales (23H00 GMT), luego de una jornada de votación que se vivió con tranquilidad y entusiasmo.

Tras el constante movimiento de electores que salieron a las calles con banderas de su partido, la población aguarda ahora el recuento de votos y a que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) dé los primeros resultados, según lo previsto antes de las 22H00 locales (04H00 GMT del lunes).

Salvador Sánchez Cerén, excomandante guerrillero y exmaestro de 69 años, se mostró confiado en dar al Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda) otros cinco años de gobierno y convertirse en el primer exguerrillero presidente.

Con todos los pronósticos en contra, su rival, Norman Quijano, alcalde capitalino y odontólogo de 67 años, aspira a devolver a la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) al poder que ejerció durante dos décadas, desde 1989 hasta que perdió en 2009 frente a un FMLN que postuló a un candidato moderado, el periodista Mauricio Funes, para tomar el gobierno.

Al votar, Sánchez Cerén pidió a su adversario "reconocer la victoria del FMLN", mientras que Quijano formuló un llamado "al diálogo" tras los comicios pues -dijo- "aquí nadie puede gobernar sin la ayuda del otro partido".

Funes, primer gobernante izquierdista en la historia del país, manifestó no tener "ninguna duda" de que los votantes "confirmarán" el resultado de la primera ronda del 2 de febrero, cuando Sánchez Cerén ganó a Quijano con 48,9% contra 38,9%, pero sin lograr el 50% más uno que evitaba el balotaje.

"Ordenamos la casa, hicimos los cambios que teníamos que hacer, le corresponderá al próximo seguir la tarea de seguirlos en los próximos cinco años", dijo Funes, tras votar.

Retos: pandillas y economía

Medardo Montes, pequeño empresario de 37 años, enumeró a la AFP las tareas del nuevo gobierno: "Que combata la corrupción y la inseguridad que tanto agobia a la gente, cree oportunidades de estudio y empleo, y mejore las condiciones de vida".

Al asumir el 1 de junio, el nuevo presidente deberá tratar el problema de las violentas pandillas que siguen cometiendo delitos como extorsiones, aunque mantienen una tregua que este domingo cumple dos años y que redujo de 14 a 6,8 los homicidios diarios.

Para el balotaje, Quijano cambió su discurso de "mano dura" contra las pandillas que tuvo en la primera ronda, y coincidió con su rival en ofrecer programas de prevención y reinserción a la sociedad. Unos 10.000 pandilleros están en las cárceles y otros 50.000 en las calles.

El próximo mandatario deberá también, para mantener los programas sociales, elevar la recaudación fiscal que ronda el 16% del PIB, y tomar medidas para evitar que el país, con una deficitaria balanza comercial, aumente la deuda externa de 13.800 millones de dólares.

Según el economista Juan Héctor Vidal, la búsqueda de un "pacto fiscal" resulta necesaria pues el país, por su elevado nivel de endeudamiento, comenzará a tener dificultades para obtener nuevos préstamos.

El Salvador tiene una economía ultradependiente de las remesas -3.960 millones de dólares en 2013-, que apenas creció 1,9% el año pasado. Un 40,7% de sus 6,2 millones de habitantes vive en pobreza y el subempleo es del 30%.

"Que los políticos dejen las palabras y pasen a la acción: los pobres lo que queremos son oportunidades; no ser ricos, pero sí tener trabajo digno para que nuestros hijos puedan estudiar en un ambiente más seguro", dijo a AFP Gilberto Sosa, un vendedor de dulces de 27 años.

Golpeado por el caso de su exasesor de campaña, el expresidente Francisco Flores investigado por el desvío de 10 millones de dólares donados por Taiwán, Quijano promete atraer inversiones y reactivar la economía.

Sánchez Cerén ofrece un gobierno de "amplia participación" y "concertación" para "profundizar los cambios" y lograr la gobernabilidad en esta nación que mantiene la polarización izquierda-derecha.

"Más que propuestas reales, se escucharon insultos (en la campaña). Ojalá el que gane sea capaz de resolver las necesidades de la población", dijo a AFP Angélica Vargas, de 23 años, en un centro de votación del norte de San Salvador.

Arena recurrió a mostrar las violentas protestas que vive Venezuela para pedir a los electores no votar por la izquierda. El FMLN exhortó a no volver a la "derecha corrupta" que gobernó hasta 2009.

Para asegurar la gobernabilidad, el próximo presidente deberá buscar alianzas en el Congreso de 84 escaños, que se renovará en 2015.

La Prensa