Más noticias

Corte Suprema de Perú suspende audiencia sobre libertad de Keiko Fujimori

La líder opositora peruana lleva ocho meses en prisión preventiva

Mientras se resuelve el 'impasse', Keiko seguirá en prisión.
Mientras se resuelve el 'impasse', Keiko seguirá en prisión. / Foto: Poder Judicial (Per)

Lima, Perú

La Corte Suprema de Perú suspendió a último minuto este viernes una audiencia para decidir si libera o no a la líder opositora Keiko Fujimori, quien lleva ocho meses en prisión preventiva, después de que uno de sus jueces se marginara del caso.

"La Penal Permanente de Corte Suprema suspende audiencia de casación solicitada por Keiko Fujimori y otros por inhibición de juez supremo Jorge Castañeda", indicó el poder judicial en Twitter.

Castañeda, uno de los cinco jueces de la sala, se inhabilitó después de que la prensa difundiera un audio de una conversación suya con el destituido juez de la Corte Suprema César Hinostroza, acusado de dirigir una red de corrupción en el sistema judicial.

La corte debe reprogramar en los próximos días la audiencia, una vez que nombre a un nuevo juez en sustitución de Castañeda para resolver el recurso de casación de Keiko.

La sala tenía previsto escuchar este viernes los alegatos de los fiscales y los abogados de la primogénita del también encarcelado expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), en un escándalo de corrupción por supuestas dádivas de la constructora brasileña Odebrecht que salpica a cuatro exmandatarios peruanos.

Una vez iniciada la audiencia, el tribunal tiene hasta 20 días para emitir su fallo, que debe ratificar la prisión preventiva o dejarla sin efecto.

"Lo único que queremos es que se haga justicia. Extrañamos mucho a Keiko, hemos pasado mucho tiempo sin ella. Todo eso nos parece muy injusto y muy excesivo", dijo al borde de las lagrimas Mark Vito Villanella, esposo de la política, al retirarse del tribunal.

"No puede ser que el mismo día de la audiencia cierto sector mediático y político se preste a presionar de manera indebida. Jamás he visto un nivel de presión y odio infundado, basta ya. Keiko merece justicia", declaró a la prensa su abogada, Guiliana Loza.

En caso de un fallo adverso en la Corte Suprema, Keiko puede acudir en última instancia al Tribunal Constitucional.

A la hora que debía comenzar la audiencia, algunos activistas se manifestaron frente al Palacio de Justicia para exigir que Keiko siga presa.

"Perú campeón, Keiko en prisión es el grito que grita la afición", coreaban miembros del colectivo No a Keiko, aludiendo a la final de la Copa América que el seleccionado peruano jugará el domingo ante Brasil.

También se manifestaron seguidores del fujimorismo, levantando carteles que decían: "Keiko no fue gobierno, pero es la única en prisión".

Excongresista de 44 años de edad y dos veces candidata presidencial, Keiko está recluida en una cárcel de mujeres en Lima desde el 31 de octubre de 2018, luego de que un juez acogiera un pedido de prisión preventiva por 36 meses de la fiscalía.

Keiko, quien aspira a ser candidata presidencial por tercera vez, debe participar en la audiencia desde la cárcel, por videoconferencia, según el poder judicial.

Si la corte ratifica la orden de prisión, quedaría marginada de las presidenciales de 2021.

- Fiscal al quirófano -

Los fiscales acusan a Keiko de liderar "una organización criminal" dentro de su partido Fuerza Popular (derecha populista), que lavaba dinero aportado por Odebrecht para campañas electorales.

El fiscal José Domingo Pérez, el más famoso de Perú y quien ha alegado en las anteriores audiencias de Keiko, fue hospitalizado de urgencia en Lima y operado de apendicitis el jueves de noche.

Además, los fiscales investigan a una decena de colaboradores por supuestamente blanquear 1,2 millones de dólares de fondos ilícitos de Odebrecht para la campaña presidencial de 2011. Keiko lo niega.

La defensa apeló a la Corte Suprema luego de que en enero un tribunal de apelaciones rechazara excarcelarla.

La opositora afirma que está presa pese a que la fiscalía "no ha mostrado una sola prueba" de que hubiera cometido un delito.

El escándalo de Odebrecht salpica a cuatro expresidentes peruanos, entre ellos Alan García (1985-1990 y 2006-2011), quien se suicidó en abril cuando iba a ser detenido.

También están bajo investigaciones que pueden derivar en prisión Alejandro Toledo (2001-2006), Ollanta Humala (2011-2016) y Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018).

Kuczynski permanece en prisión domiciliaria desde abril, mientras que Toledo escapó a Estados Unidos, donde enfrenta un pedido de extradición de Perú.