Más noticias

Los secretos ocultos de las gárgolas de Notre Dame

Las gárgolas de la catedral son las protagonistas de terroríficas leyendas en París.

Las gárgolas de Notre Dame 'vigilan la histórica catedral' y la ciudad de París, según la leyenda./AFP.
Las gárgolas de Notre Dame 'vigilan la histórica catedral' y la ciudad de París, según la leyenda./AFP.

París, Francia.

El incendio que arrasó parte de la catedral de Notre Dame de París no alcanzó las gárgolas que adornan el exterior del monumento y que representan uno de los rasgos más reconocidos de esta joya gótica.

Las terroríficas figuras no formaban parte del diseño original de la majestuosa catedral, sino que fueron añadidas durante una restauración a mediados del siglo XIX, tras el éxito de la obra Nuestra Señora de París de Victor Hugo.

Victor Hugo hizo de la catedral la verdadera heroína de "Nuestra señora de París", alrededor de los personajes del "monstruo" Quasimodo, la gitana Esmeralda y las gárgolas, con el objetivo de llamar la atención sobre el estado de decrepitud del monumento.

Las 54 gárgolas fueron hechas por el artista Victor Joseph Pyanet, y cumplen un rol importante en la preservación del edificio ya que recogen el agua de lluvia que cae sobre el techo y la expulsan lejos de las paredes de piedra que conforman la estructura.

El monstruoso aspecto de las gárgolas también fue usado por los clérigos para representar "los horrores del infierno, y así animar a la gente a acudir a la iglesia, recordándoles que el demonio habitaba fuera de la iglesia, mientras que la salvación se encontraba dentro", acorde con la cadena británica BBC.

Ubicadas en lo más alto de las torres, a 69 metros de altura, estas criaturas mitológicas también han sido objeto de varias leyendas en París.

La más famosa entre los turistas es la que afirma que el día que Juana de Arco fue quemada en la hoguera, las gárgolas cobraron vida al caer la noche, y arrasaron la ciudad para vengar la muerte de "una inocente". A la mañana siguiente, cuentan, aparecieron cientos de cadáveres de personas por las calles de París.

Vea: El tesoro de Notre Dame: Estas son las reliquias que se salvaron del siniestro

Tras la extinción del siniestro, las autoridades estaban determinadas a dilucidar qué provocó el fuego en esta catedral milenaria patrimonio de la Humanidad, situada en el corazón de París.

Aunque por el momento se desconocen sus causas, las autoridades privilegian la pista accidental, potencialmente ligada a las obras de rehabilitación que se estaban realizando en el techo del templo. Unos quince obreros que trabajaban en la obra están siendo interrogados.