Más noticias

Obispo de Nicaragua denuncia plan para matarlo y deja el país

El obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez aceptó ser trasladado al Vaticano.

El obispo auxiliar de Managua desde 2009, Silvio Báez, confirmó ayer que ha recibido muchas amenazas de muerte. AFP
El obispo auxiliar de Managua desde 2009, Silvio Báez, confirmó ayer que ha recibido muchas amenazas de muerte. AFP

Managua, Nicaragua.

El papa Francisco trasladará a Roma al obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, un crítico del gobierno de Daniel Ortega quien ha sido amenazado de muerte “incontables” veces por ayudar a los manifestantes reprimidos, anunció ayer la iglesia.

El papa “le ha pedido que pueda ir un tiempo a Roma”, dijo en conferencia de prensa el cardenal Leopoldo Brenes, obispo de Managua, en referencia a Báez, quien el jueves pasado se reunió con el pontífice en la capital italiana. Báez le manifestó al papa que Nicaragua “es un país secuestrado” y que existen “poderes fácticos dominados por la mentira, la injusticia, la represión y la ambición”.

Báez, de 60 años y 34 de ejercicio sacerdotal, dijo que ha llorado por el traslado, pero que lo acepta con “obediencia amorosa”.

Desde abril de 2018, en las manifestaciones se exige la renuncia del presidente Ortega, quien lleva casi 12 años en el poder.

Yo no he pedido salir de Nicaragua, quiero dejar claro que mi corazón ha estado siempre aquí en mi tierra, en medio de mi pueblo”, expresó Báez, quien con la voz entrecortada dijo que se va “con la conciencia tranquila de haber cumplido la misión” encomendada. “No sé lo que me espera, el papa solo me ha pedido que vaya”, agregó el obispo auxiliar.

Báez, que fue uno de los mediadores del fallido diálogo nacional que se desarrolló entre mayo y julio de 2018 para superar la crisis nicaragüense, dijo en la rueda de prensa que recibió varias amenazas de muerte y que incluso fue alertado por el Departamento de Política de la Embajada de EEUU en Nicaragua.

“Es verdad”, dijo el religioso, quien afirmó desconocer quienes han estado interesados en acabar con su vida y confirmó que dejará su cargo de obispo auxiliar de Managua y se irá a Roma a petición del papa Francisco, al ser consultado por los periodistas sobre las amenazas de muerte en su contra.

Reacciones
1Para el escritor Sergio Ramírez, premio Cervantes 2017, “el exilio forzado” de Báez es “un duro golpe a la lucha por la democracia en Nicaragua”, escribió en Twitter.

2La exguerrillera y disidente sandinista Dora María Téllez lamentó que el obispo se sume a la lista de exiliados por la represión. “Si el pontífice sabe que había un plan para asesinar a Báez es correcto que se lo lleve a Roma mientras los criminales están en el poder”, tuiteó.

Contó que entre los meses de junio o julio del año pasado, cerca de la medianoche, recibió una llamada del Departamento de Política de la Embajada de Estados Unidos en Managua, en la que lo alertaron sobre un plan para asesinarlo a él y a la entonces embajadora estadounidense, Laura Dogu.

Báez relató que ha tenido que cambiar en cuatro ocasiones su número de teléfono móvil, que en las afueras de su residencia se estacionan motorizados que hacen fotografías a su vivienda y que incluso lo vigilan con drones. “Mi vida ha estado amenazada, pero nada de eso ha paralizado mi ministerio, ni para seguir con el evangelio y seguir haciendo críticas constructivas”, señaló.

Silvio Báez