JOH cumplirá 881 días de pesadilla mañana, día de su sentencia

El juez Kevin Castel dictará sentencia a su tercer hondureño al hilo: el expresidente Juan O. Hernández, a quien declaró culpable de tres delitos ligados al narco

Foto: EFE

Hernández Alvarado es el primer presidente latinoamericano condenado en EUA por delitos de narcotráfico.

lun 24 de junio de 2024

Los tres delitos por los que Juan Orlando Hernández, expresidente de Honduras, fue hallado culpable el pasado 8 de marzo, en el día 15 de su juicio en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, llevan implícita la pena de cadena perpetua.

A diferencia del delito 2: “Conspiración para usar y portar ametralladoras y dispositivos destructivos durante la conspiración de importación de cocaína, y poseer ametralladoras y dispositivos destructivos para promover la conspiración de importación de cocaína”, que indica una sola pena, es decir, sentencia máxima de cadena perpetua, los otros dos delitos tienen penas mínimas y cadena perpetua como castigo máximo.

Puede leer: El “infierno” de “Tony” Hernández en Victorville

En otras palabras, expertos consultados por LA PRENSA coinciden que es por ese delito 2 que Hernández ya tiene fija o “ganada” al menos una cadena perpetua, es decir, jamás recobraría su libertad.

Además del delito 2, a Hernández el juez Kevin Castel, tras la unanimidad acordada por el jurado, también lo declaró culpable por dos delitos más.

$!Juicio duró 19 días, aunque desde una semana antes empezaron los estira y encoge de fiscales y defensas por pruebas clasificadas.

El primero es “Conspiración para importar cocaína a los Estados Unidos”, cuya sentencia mínima obligatoria es de 10 años y la máxima es la cadena perpetua o prisión para toda la vida.

En tanto, el tercer delito por el que fue declarado culpable tras el consenso del jurado fue “Usar y portar ametralladoras y dispositivos destructivos durante la conspiración para importar cocaína, y poseer ametralladoras y dispositivos destructivos para promover la conspiración de importación de cocaína”.

Este delito también tiene sentencia mínima obligatoria, solo que en este caso es de 30 años, y una pena máxima de cadena perpetua.

Con ese sombrío panorama, Hernández se enfrenta a la última decisión del juez Castel, verdugo de su hermano Tony Hernández y de Geovanny Fuentes, el capo cholomeño con quien los Hernández conspiraron para traficar toneladas de cocaína a Estados Unidos.

La sentencia de Tony Hernández fue ratificada en el día seis del juicio contra su hermano, que también se veía de frente con Castel. Y esa ratificación tuvo lugar en una fecha que quedó marcada en la memoria de los Hernández.

$!El juez Kevin Castel fijó para el miércoles 26 de junio la lectura de sentencia de Joh. Ese día se sabrá dónde purgará su pena.

La ratificación de las sentencias contra Tony y Fuentes ocurrió el miércoles 14 de febrero pasado.

Fue justo un día del Amor y la Amistad, pero dos años atrás, cuando Estados Unidos confirmó el pedido de extradición de Juan Orlando, hecho que sirvió de preámbulo para su escandaloso arresto un día después (15 de febrero de 2022) en su casa de habitación en Tegucigalpa.

Al joven de los Hernández la justicia de Estados Unidos le ratificó la condena emitida el martes 30 de marzo de 2021: cadena perpetua más 30 años de prisión por los delitos: conspiración para importar cocaína a EUA, usar y conspirar para usar ametralladoras en apoyo de esa conspiración y hacer declaraciones falsas ante la ley.

En tanto a Fuentes, le ratificaron la condena emitida el 8 de febrero de 2022 de cadena perpetua por narcotráfico y otros 30 años de cárcel por posesión de armas.

¿Qué sigue?

Si el juez Kevin Castel se apega a su actuación en la sentencia contra Tony Hernández y Geovanny Fuentes, el proceso de lectura será expedito, tal cual transcurrió el juicio, sin mayores demoras. Los dos juicios tienen similitudes, aunque el de JOH duró más tiempo (casi un mes), que el de Tony que se evacuó en dos semanas exactas.

Al momento de dictar sentencia, Castel, que también le impuso a Tony el embargo de bienes por 138.5 millones de dólares como lo había pedido la Fiscalía, le dijo al acusado: “Tiene derecho a apelar. Espero que mientras estés en prisión reflexiones sobre tu vida y lo que has hecho y cambies tu vida. Quizás puedas hacer algo bueno por tu familia y tu país”, dijo el juez tras leer su sentencia.

Fiscalía pide una cadena perpetua

La Fiscalía de Estados Unidos quiere que Hernández, pase el resto de su vida tras las rejas. Así lo evidenció en el memorando de sentencia presentado este lunes ante el juez Kevin Castel.

“El acusado (Juan Orlando Hernández) fue un participante esencial en el corazón de esta conspiración. La pena de cadena perpetua es apropiada en este caso”, sostuvo la Fiscalía.

Reforzó que “el Gobierno (la Fiscalía) respetuosamente sostiene que el Tribunal debería condenar al acusado a cadena perpetua y exigir el decomiso de la cantidad de 15,525,000 dólares, y ordenarle que pague la multa máxima de 10 millones de dólares”, propuso la Fiscalía.

A lo largo del juicio -que se desarrolló entre febrero y marzo de este 2024- de acuerdo los fiscales fue “evidente que el acusado y sus cómplices desempeñaron un papel vital en la inundación de cocaína a Estados Unidos”.

Asimismo, reveló que Hernández Alvarado y sus cómplices fueron responsables del envío de más de 400 toneladas de cocaína a Estados Unidos.

“El ascenso del acusado fue impulsado por millones de dólares en dinero de la droga provenientes de algunos de los traficantes de cocaína más grandes y violentos del mundo”, indicaron los fiscales.

Expresan que la conspiración causó “daños incalculables en este país y dejando un sufrimiento inimaginable a su paso”.

La pesadilla de Juan Orlando Hernández comenzó el 27 de enero de 2022 cuando entregó el poder a la ahora presidenta Xiomara Castro.

Horas después de su último acto como presidente de Honduras, la congresista Norma Torres hizo un llamado al Departamento de Estado de su país para que librara la solicitud de extradición de Hernández, que tal cual ya se veía venir cuando Estados Unidos le revocó la visa, un 7 de febrero del mismo año.

Desde entonces habrán transcurrido 2 años, 4 meses, y 28 días este 26 de junio cuando el juez Castel dicte sentencia. Son 881 días de una pesadilla que apenas comienza para el indómito Juan Orlando Hernández.