Más noticias

Lista segunda corbeta para el combate al narcotráfico

Desde enero corbeta General Francisco Morazán empezará patrullajes en el país

La corbeta “Francisco Morazán” viene a complementar el equipo que adquirió la Fuerza Naval, a través de un contrato de alquiler para el combate al narcotráfico.
La corbeta “Francisco Morazán” viene a complementar el equipo que adquirió la Fuerza Naval, a través de un contrato de alquiler para el combate al narcotráfico.

Puerto Cortés. La Corberta General Francisco Morazán llegó el miércoles a Puerto Cortés. Es la segunda embarcación alquilada por el Gobierno para combatir al narcotráfico, por un valor de 62 millones de dólares para un período de 20 años con opción a compra.

La embarcación salió de Holanda desde el 15 de noviembre, con nueve tripulantes: cuatro navales hondureños y cinco técnicos holandeses que los acompañaron para supervisar el funcionamiento de la embarcación hasta su llegada al país.

Se recorrieron 6,500 millas naúticas (unos 11,700 kilómetros) con paradas únicamente para abastecerse de combustible en el archipiélago de Madeira en Portugal, la Isla de Cabo Verde en áfrica y Puerto España en Trinidad Tobago, donde los miembros de la Fuerza Naval de ese país inspeccionaron la embarcación, porque tienen en plan comprar esas embarcaciones.

La nave mide 42.80 metros de eslora (unos 140 pies), más de siete metros de manga, tiene capacidad para de 20 personas, un calado de más de dos metros y una velocidad de 25 nudos por hora.

“Es una embarcación que nos facilitará las tareas de intercepción de embarcaciones de pesca ilegal y el narcotráfico. Contamos con equipo moderno que reforzará el trabajo de vigilancia mediante patrullajes en la zona marítima hondureña”, dijo Héctor Tercero, capitán a cargo de la nueva flota.

La embarcación

Con dos radares de última generación, uno de 48 y otro de 24, sistema de navegación por medio de cartas electrónicas digitales, tres sistemas de radio de corto y largo alcance, un sistema satelital integrado que sirve para operaciones de narcotráfico, y una lancha de reacción, la embarcación General Francisco Morazán está lista para comenzar los patrullajes en la zona marítima.

Cuatro miembros de la Fuerza Naval han sido entrenados -dos oficiales y dos suboficiales-, pero en enero la capacitación incluirá a otros 16 elementos para completar los 20 tripulantes que de forma permanente serán parte de dicha embarcación.

“Los técnicos holandeses en enero terminan con el proceso de capacitación para dejar instruidos a todos los técnicos en el manejo de máquinas”, explicó Tercero.

Las misiones de combate al narcotráfico se empezarán una vez concluido el proceso de capacitación, donde se programa además que la embarcación sea bautizada por el presidente electo, Juan Orlando Hernández.

De noche o de día, la corbeta trabajará en la intercepción de embarcaciones en alta mar. La embarcación tiene capacidad para almacenar alimentos para dos meses y cuenta con un sistema computarizado para generar el agua potable que se consume, porque tiene un desalinador de agua que se procesa para que el agua se pueda tomar. Además de las corbetas Lempira y General Francisco Morazán, el contrato incluye seis lanchas rápidas o interceptoras para darle alcance a las embarcaciones.