Más noticias

Semana Morazánica: un recorrido por el pasado en ciudades coloniales de Honduras

En el museo arqueológico del centro histórico de Comayagua se exhibe la imprenta traída por Francisco Morazán en la que se imprimió la primera Gaceta.

VER MÁS FOTOS
La ciudad de Comayagua espera a los turistas para remontarlos al pasado a través de su viejas estructuras, como la catedral Inmaculada Concepción, sus campanas centenarias, sus museos y las casas de los primeros mandatarios.
La ciudad de Comayagua espera a los turistas para remontarlos al pasado a través de su viejas estructuras, como la catedral Inmaculada Concepción, sus campanas centenarias, sus museos y las casas de los primeros mandatarios.

COMAYAGUA.

Nada más propicio para disfrutar en días feriados que visitar ciudades que recuerden nuestro pasado, como Comayagua y las gemelas La Esperanza e Intibucá.

Honrar la memoria de Francisco Morazán sería visitar la catedral Inmaculada Concepción de la ciudad de Comayagua, en donde contrajo matrimonio el héroe con María Josefa Lastiri el 30 de diciembre de 1825.

Este podría ser el inicio de un recorrido por la historia de Honduras a través de arquitectura centenaria que conserva la antañona ciudad, primera capital de la provincia de Honduras durante la Federación Centroamericana.

La iglesia San Sebastián, en el barrio del mismo nombre, es muy visitada porque en ella reposan los restos del prócer José Trinidad Cabañas.

Mientras el visitante disfruta de un café de excelencia o de un helado bajo las carpas instaladas en las afueras del templo principal puede observar las bandadas de palomas que vuelan desde el frontispicio a la plaza central León Alvarado y viceversa.

Una vieja campana de bronce, colgada en un extremo de la plaza, repica de alegría cada 28 de septiembre para recordar la fecha en que llegaron a Comayagua los pliegos de la Independencia.

“Es la campana original que repicó en aquella ocasión”, comentó Ismael Caballero, encargado de hacer sonar la reliquia.

Museos que guardan tesoros históricos mantendrán también abiertas sus puertas.

Ismael Caballero, guía turístico

Con sus cuatro retablos de madera de roble forrados con un baño de oro en su altar principal, la iglesia Inmaculada Concepción es la más grande y bella de las catedrales coloniales. Sin embargo, hay otras más antiguas en Comayagua como la iglesia de San Francisco de Asís a la que asistían los mestizos en la época colonial. Sobresale porque en su torre cuelga la campana más antigua de América, fundida en Alcalá de Henares, 32 años antes del descubrimiento de América.

tm-comayagua5-270919(800x600)

En el barrio Arriba sigue desafiando al tiempo la iglesia Nuestra Señora de la Merced, construida en 1550. Se considera el templo católico más antiguo de Honduras y fue la primera catedral de Comayagua. Frente a este templo se encontraba la horca en la que eran ejecutadas las personas que estaban en contra de los dogmas de la Iglesia católica en tiempos de la Santa Inquisición.

La cascada Río Grande es un atractivo de intibucá. Se aprecia de arriba hacia abajo

Luis Rivera, operador de turismo

Con la llegada de los pliegos de la independencia a Comayagua, la Santa Inquisición dejó de existir. En el lugar adonde estaba el patíbulo ahora se yerque un monumento que bautizaron los comayagüenses como “la columna de la Constitución”; pero conocida popularmente como La Picota.

Datos
36-manzanas tiene el centro histórico de Comayagua en el que se encuentran inmuebles como el Museo de Antropología, la Casa de la Cultura y Palacio Municipal.
30-gradas esculpidas a mano en roca volcánica suben los visitantes para llegar a la gruta de la Inmaculada Concepción, patrona de La Esperanza.

Un paseo por la Villa Real permite al visitante conocer las casas que habitaron mandatarios como Dionisio de Herrera, Francisco Morazán, José Trinidad Cabañas y José Santos Guardiola.

tm-comayagua1-270919(800x600)

Este último fue ultimado por su guardia personal en su vivienda, luego que se reeligiera como presidente de Honduras. Cerca está la Caxa Real, adonde se guardaba y lavaba con azogue el oro sustraído de las minas.

Paraíso en las alturas

Una gira por el occidente puede comenzar con una visita a la gruta en honor a la Virgen de Concepción, patrona de La Esperanza. Desde sus dominios se divisan las ciudades gemelas La Esperanza e Intibucá en todo su esplendor.

Antes de explorar los alrededores encantados cae bien una ducha vivificante con agua fría que cae directamente de la montaña en los Baños Públicos Quiscamote. Aquí recién fue inaugurado el monumento al choro intibucano, considerado el hongo más sabroso del mundo.

tm-laesperanza2-270919(800x600)
Gruta de la Virgen.

Tomando la ruta del valle de Azacualpa, por el lado oeste de Intibucá, se llega a la laguna de Chiligatoro por una carretera de tierra que se abre paso entre extensos cultivos de papas y hortalizas.

Familias de lencas pueden verse extrayendo el fruto de la tierra o caminando con sus herramientas por la carretera, ataviadas de coloridas vestimentas.

A la mujer lenca le gusta más la agricultura que la cocina, como se evidencia en los cultivos de flores que mujeres organizadas tienen en los alrededores de la laguna. Adelante, en El Cacao está la cooperativa Talima, integrada por lencas que tejen telas con hilo de lana, usadas en tradicionales vestimentas y atuendos indígenas, apetecidos por los turistas. Esto es solamente una muestra de lo que es la Ruta Lenca del occidente formada por La Esperanza, Yamaranguila e Intibucá, consideradas “un paraíso en las alturas”.

tm-laesperanza12-270919(800x600)
Parque de Quiscamote.