Más noticias

Hondureña cayó en coma, le daban cinco años de vida y ahora será periodista

El 11 de junio de cada año en Honduras se celebra el Día del Estudiante, fecha que se conmemora por el natalicio de José Trinidad Reyes.

Flor María Coello está a punto de graduarse como periodista en San Pedro Sula.

San Pedro Sula, Cortés.

"Su hija no volverá a estudiar o probablemente le quede poco tiempo de vida", fueron las palabras de un galeno sampedrano al dar de alta el caso de Flor María Coello (27), quien aún recuerda cuando fue diagnosticada con Síndrome de Rasmussen, una enfermedad neurológica que la tuvo en coma durante dos meses en el año 2014, luego la postró en silla de ruedas y sin poder hablar.

-Recordando-

Apenas tenía 21 años cuando Flor entró muy ilusionada y emocionada a la universidad con la finalidad de graduarse como periodista, más no contaba con un pequeño detalle, próximamente sufriría una terrible enfermedad.

El reloj marcaba las primeras horas del día cuando Flor se movió a darse un baño, cuando de pronto, su hermana, quien se encontraba a unos metros de distancia, escuchó unos golpes, lo inesperado sucedió, Flor estaba convulsionando.

flor 2(1024x768)
Flor Coello es una estudiante muy aplicada en su universidad y muy querida por los compañeros. Foto: Moisés Valenzuela.

Rápidamente ella pidió ayuda y se comunicó con su madre, la remitieron a un hospital privado de San Pedro Sula, donde en primera instancia le dijeron que no era nada grave y la devolvieron a casa.

Les puede interesar leer: Joven con parálisis cerebral estudia y vende tortillas para ayudar a su madre

Con el pasar de los días Flor recayó, las convulsiones retornaron y esta vez más fuertes, la preocupación entre su pequeña familia aumentó y la trasladaron inmediatamente al Hospital Mario Catarino Rivas, allí la atendieron y la trataron primeramente como un ataque de epilepsia, problema que descartarían posteriormente.

Pasaron dos meses en los cuales la salud de Flor fue empeorando, a tal grado de quedar en coma, conectada a aparatos para seguir respirando mientras su madre esperaba acostada y por un milagro entre las paredes del agonizante Mario Rivas.

flor 3(1024x768)
Fotografía de archivo cuando Flor estaba en coma dentro del Hospital Catarino Rivas.

"Al mirar a Flor en coma pensé que toda iba a terminar pronto, mis hijos y yo pedimos de rodillas constamente para que Dios la curara, estábamos endeudados por todos lados, se debía dinero y casi hasta vendimos la casa", dijo su madre en entrevista con LA PRENSA.

Al pasar los 60 días, las autoridades hospitalarias le dijeron a doña Flor que ya su hija no tenía solución y que era inútil el seguirla teniendo allí, ya que aún no reaccionaba y el espacio debía ser cubierto por otra persona.

Contacto
Si desea comunicarse con la estudiante Flor María Coello, puede hacerlo a través del teléfono 3204-8449.

"Siempre fui una mujer sana, pero de pronto empecé a presentar actitudes extrañas. Los médicos me hacían exámanes y no sabían a ciencia cierta de lo que se trataba, por eso me mandaron desahuciada a la casa y que muriera tranquila", manifestó la universitaria.

Desesperada y casi conforme, aquella mujer sostenida por la fe movilizó a su pequeña Flor a la vivienda en la que radican; es decir, en la colonia Valle de Sula, sector Choloma. Allí estuvo recibiendo el apoyo únicamemente de su otra hija Juana Gabriela y su varón, quien murió en esos días producto de la violencia que impera en la zona.

flor 4(1024x768)
Flor estuvo al borde de la muerte, y ahora es un milagro de vida.

"Mi mamá siempre buscó la manera de ayudarme, no teníamos los recursos para ir a un lugar privado, incluso me comentan que ya hasta estaban buscando un ataúd, pero de pronto un milagro comenzó a tomar forma", remarcó la joven.

Sobre la enfermedad
La enfermedad afecta principalmente a niños con una edad promedio de seis años, sin embargo, una de cada 10 personas con la enfermedad la desarrolla como adulto.

Doña Flor se encontró en el camino a un hombre que padeció algo similar, éste la remitió donde un neurólogo de apellido Chinchilla en el Hospital del Valle, lo logró contactar y la atendió gratuitamente en primera instancia.

En ese momento el galeno iba a viajar a Europa y necesitaba llevar un caso, y el de Flor le pareció interesante. En su regreso a Honduras traía los resultados de unos exámanes practicados y les informó que se trataba de Síndrome de Rasmussen.

flor 6(1024x768)
Madre de Flor mientras recordaba la odisea vivida hace un par de años. Foto: Moisés Valenzuela.

"El doctor me preguntó si tenía dinero para pagar el tratamiento de esta dura enfermedad, yo le dije que solo guardaba 3,000 lempiras, pero se necesitaban 380,000 lempiras. No me vencí y empecé a solicitar ayuda, pedí en tiendas, ferreterías y otros negocios, ya a las cinco semanas tenía la cantidad requerida", expresó su mamá.

La joven estuvo recibiendo el tratamiento, fue a la Teletón, y su doctor les manifestó que era muy probable que de quedar con vida, se registraran secuelas en el extremo izquierdo de su rostro. Además, que ya no podría practicar atletismo (una de sus pasiones), sufriría problemas para leer y que no seguiría estudiando porque le quedarían alrededor de cinco años de vida en caso de recuperarse.

Estudiantes en Honduras en 2019
Según datos de Educación, 800,000 menores están fuera del distema educativo y hay aproximadamente 2.2 millones de estudiantes a nivel nacional este año.

Flor rompió todo pronóstico médico, aquellas palabras del neurólogo jamás las olvida y ahora que está a cuatro clases de graduarse como licenciada en Periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula (Unah-vs), dice que "la próxima vez que volvamos a mirar al doctor será para llevarle una invitación de mi graduación".

-Mataron a su hermano en 2015-

Muy cerca de su casa asesinaron a su hermano José María Coello Cruz, quien en ese entonces tenía a su cargo dos taxis VIP, este fue un duro golpe para doña Flor, quien al mismo tiempo estaba luchando por rescatar a su hija.

flor 7(1416x870)
Flor mientras miraba algunas imágenes de su difícil situación hace unos años. Foto: Moisés Valenzuela.

Posteriormente, Juana Gabriela, su otra hija, se vio obligada a emigrar a los Estados Unidos, su viaje se convirtió en motor de apoyo económico para contrarrestar la crisis y sobrellevar la situación hasta ahora.

-Opinión-

Harlis Estrada, neurólogo del Hospital Escuela Universitario (HEU), comentó a LA PRENSA que el Síndrome de Rasmussen es una enfermedad poco común, la cual ataca las células del cerebro, genera inflamación y es difícil de tratar. Agregó que en Honduras hay alrededor de dos casos de este tipo registrados y que casi siempre esta enfermedad es mortal.

-Un sueño casi realidad-

Después de estar ausente por casi dos años del campus regional, Flor María ya casi realizará su práctica profesional en una canal de televisión sampedrano. También, uno de sus anhelos es cursar una maestría en Europa, así como consolidarse trabajando de lo que tanto ama, las comunicaciones.