Más noticias

Trump se mantiene firme: van los aranceles contra México

El jefe de la Casa Blanca asegura que al gravar las exportaciones mexicanas las empresas estadounidenses retornarán a su país. Marcelo Ebrard se reúne hoy con Mike Pompeo.

El presidente Trump amenaza con imponer aranceles a México porque no “frena” la llegada de migrantes a la frontera de EEUU. AFP
El presidente Trump amenaza con imponer aranceles a México porque no “frena” la llegada de migrantes a la frontera de EEUU. AFP

Washington.

México se mostró “optimista” ayer de lograr evitar que EEUU imponga aranceles a sus exportaciones si persiste la inmigración ilegal, pero el presidente Donald Trump pareció echar por tierra la esperanza de una rápida solución.

“Vamos a ver si podemos hacer algo, pero creo que es más probable que las tarifas sigan adelante”, dijo Trump en Londres, donde realiza una visita de Estado al Reino Unido, asegurando que no aceptará excusas y cumplirá su amenaza.

$328,000
millones exportó México entre enero y noviembre de 2018 a EEUU, lo que representa el 80% de las exportaciones totales.

Desde Ciudad de México, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), se dijo sin embargo “optimista” sobre alcanzar un acuerdo y afirmó estar dispuesto a reunirse con Trump si fuera necesario para evitar los aranceles que entrarán en vigencia el lunes.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, pronosticó desde Washington altas probabilidades de llegar a un acuerdo con el gobierno de Trump. Ebrard debe reunirse hoy con su par estadounidense Mike Pompeo para analizar el tema.

Creo que tenemos un 80% (de posibilidades) en favor de una negociación, un 20% tal vez de que sea difícil llegar a un acuerdo en este momento”, dijo Ebrard, al frente de la delegación enviada de inmediato por AMLO a la capital estadounidense tras la sorpresiva amenaza de Trump.

LEA: El Gobierno de Trump prohíbe los viajes en crucero a Cuba

El jefe de la Casa Blanca anunció el jueves que EEUU aplicará a partir del 10 de junio aranceles del 5% a todos los bienes provenientes de México, un porcentaje que aumentará hasta un máximo de 25% a partir del 1 de octubre, si el vecino del sur no detiene el creciente flujo de indocumentados hacia el norte, principalmente de Guatemala, Honduras y El Salvador.

Más amenazador. “México tiene que hacer más para frenar este ataque, esta invasión a nuestro país”, afirmó el presidente Trump en rueda de prensa al término de una reunión con la primera ministra británica, Theresa May.

Y aunque delegaciones de ambos países iniciaron conversaciones el lunes para evitar los aranceles, el presidente estadounidense dijo creer que “lo más probable es que las tarifas vayan adelante y probablemente seguiremos negociando durante el tiempo que las tarifas estén vigentes y se vayan pagando”.

En su opinión, “lo que sucederá entonces es que todas las empresas que dejaron nuestro país y se fueron a México regresarán con nosotros. Y eso está bien”.

Trump consideró que “México tiene algo que demostrar”, y dijo a los periodistas que no quiere oír excusas como que “están dirigidos por los cárteles”.

“México ya está haciendo muchos cambios: hemos devuelto 80,000 personas a sus países este año”, dijo ayer Ebrard a la salida de un encuentro con la presidenta de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, en el Capitolio.

México confía en hallar “un punto de acercamiento” con EEUU, pero también está “preparado” si se llegase a dar un escenario de no negociación, aseveró Ebrard, sugiriendo que el gobierno de AMLO podría considerar represalias.

Desaprobación. En el Congreso de EEUU, el propio Partido Republicano de Trump, tradicionalmente opuesto a las medidas proteccionistas, está molesto con el anuncio del mandatario. Tanto que algunos legisladores estarían evaluando organizar una votación para bloquearla, según The Washington Post.

Creo que es una mala idea, lisa y llanamente”, dijo el senador republicano Cory Gardner a periodistas el lunes por la noche.

Ebrard declinó comentar sobre el reporte del Post, mientras Trump dijo que sería “tonto” que los republicanos votaran en su contra, recordando que goza de una inmensa popularidad en las bases del partido, de más del 90%. Serían “idiotas” si tratan de frenar la medida, advirtió a sus correligionarios.