Más noticias

EEUU mantendrá apoyo para luchar contra maras

Fiscales del Triángulo Norte firman acuerdo para ampliar la cooperación para la Operación Escudo Regional

 El fiscal general de los Estados Unidos, William Barr, y sus homólogos de El Salvador, Raúl Melara, y de Honduras, Óscar Fernando Chinchilla.
El fiscal general de los Estados Unidos, William Barr, y sus homólogos de El Salvador, Raúl Melara, y de Honduras, Óscar Fernando Chinchilla.

San Salvador, El Salvador

El fiscal general de Estados Unidos, William Barr, aseguró ayer en El Salvador que su país mantendrá la ayuda económica a los Gobiernos del Triángulo Norte de Centroamérica para combatir a las pandillas 18 y Salvatrucha (MS13).

Un portavoz del Departamento de Estado de EEUU anunció a finales de marzo pasado que el presidente de ese país, Donald Trump, ordenó suspender todo tipo de asistencia a El Salvador, Guatemala y Honduras.

No obstante, Barr señaló durante una conferencia con los fiscales de los tres países centroamericanos que dicha orden no involucra los fondos para los planes regionales contra las maras.

Seguridad y migración
A criterio del fiscal William Barr, la reducción de la inseguridad en Guatemala, Honduras y El Salvador ayudará a reducir la migración ilegal.

Barr apuntó que los “programas con las policías” continuarán y “no está afectado por las declaraciones” de su Presidente.

Añadió que actualmente se mantienen “discusiones” sobre el resto de la ayuda que Estados Unidos entrega a esta región de Centroamérica. Barr firmó con los fiscales de El Salvador, Raúl Melara; de Honduras, Óscar Chinchilla; y de Guatemala, María Porras, un acuerdo para ampliar la cooperación para la llamada Operación Escudo Regional.

Dicha operación, según datos de la Embajada de Estados Unidos, ha permitido desde 2017 la imputación de cargos a unos siete mil pandilleros solo en El Salvador.

Entre estos se encuentra el cabecilla de la MS13 Armando Melgar, señalado de dirigir las operaciones de dicha estructura en la costa este de Estados Unidos. Datos de la ONU de 2016 revelan que el Triángulo Norte concentra el 11% de los homicidios de América Latina, siendo la mitad de las víctimas jóvenes entre 15 y 29 años.