Más noticias

Honduras ha perdido 1,25 millones de hectáreas de bosques en casi 2 décadas

Existe un centenar de municipios "con alto riesgo de incendios forestales".

Bomberos y militares intentan apagar un incendio en El Hatillo, Tegucigalpa.<br/>
Bomberos y militares intentan apagar un incendio en El Hatillo, Tegucigalpa.
/

Tegucigalpa, Honduras

Honduras ha perdido entre 2000 y 2018 unas 1,25 millones de hectáreas de bosques, alrededor de 62.700 por año, a causa de incendios forestales, informó este sábado el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh).

Además, el país centroamericano tiene más de un centenar de municipios "con alto riesgo de incendios forestales", señaló el Conadeh durante un evento celebrado en la ciudad de Comayagua, región central.

"Más de 1,1 millones de hectáreas de bosque de, al menos 125 municipios de 14 departamentos (de 18) de Honduras, estarían en alto riesgo de incendios forestales", advirtió el Conadeh en un comunicado.

La información oficial añade que 16 municipios de Francisco Morazán y 14 de Comayagua (centro); 23 de Olancho y 11 de El Paraíso (oriente) y 8 de Yoro (norte), presentan los mayores riesgos sobre incendios forestales.

Se suman 13 municipios de Santa Bárbara, 10 de Copán, 10 de Lempira, 5 de Intibucá, 4 de La Paz y 2 de Ocotepeque (occidente), y 3 de Cortés (norte), 3 de Choluteca (sur) y 2 de Gracias a Dios (oriente).

Las cifras fueron expuestas en un evento auspiciado por el Conadeh sobre el avance, consolidación y profundización de la estrategia de seguridad humana para el desarrollo sostenible local "Municipios de Bienestar Solidario".

Según el organismo estatal, "más de 2,9 millones de hectáreas de bosque que representan el 26 % tienen un riesgo medio, mientras que 3,5 millones de hectáreas (32 %) estarían en un riesgo bajo de ser pasto de las llamas".

"Se identificó que las áreas de mayor riesgo son los bosques de pino cercanos a las vías de acceso, los matorrales y las zonas afectadas por la plaga del gorgojo", indicó el Conadeh.

Honduras, con 122.492 kilómetros cuadrados, tiene un territorio que en su mayoría es forestal, y según organismos ambientalistas el país pierde anualmente entre 60.000 y 80.000 hectáreas.

En opinión del titular del Conadeh, Roberto Herrera, las autoridades municipales deben garantizar su mayor participación para favorecer la prevención, vigilancia, localización y control de incendios forestales e impulsar el involucramiento de las comunidades locales.

Herrera instó a los jefes de gobiernos locales a emitir ordenanzas para la protección de sus recursos forestales, fuentes de agua y conservación de la biodiversidad.

"Esa actitud protegerá el recurso forestal, generará beneficios a los pobladores al crear fuentes de empleo a nivel rural y proteger sus derechos humanos", subrayó.

Además, advirtió que el impacto negativo de los incendios forestales sobre los ecosistemas, bosques, agua, aire, economía, y su contribución al cambio climático, es una amenaza constante de vulneración de derechos humanos.

La prevención de los incendios forestales y su control debe ser prioridad de interés nacional del Estado, principal responsable de proteger, respetar y promover los derechos humanos, dijo Herrera.

También señaló que el sector privado debe contribuir con el gobierno central y municipal a asegurar la eficacia de la prevención, vigilancia, localización y combate de incendios.

Según Herrera, se debe sensibilizar sobre la importancia de prevenir y evitar los daños que se derivan a causa de los incendios forestales, además de involucrar a la Secretaría de Educación en las acciones orientadas a reforzar la educación ambiental de los estudiantes en la prevención y vigilancia de incendios forestales.

La superficie de bosques de Honduras es de 5,4 millones de hectáreas que cíclicamente son afectadas por los efectos adversos del cambio climático y daños directos ocasionados impunemente por los pirómanos.

Herrera lamentó que "personas irresponsables han delinquido al provocar alrededor de un 60 % de los incendios sin haber sido aun debidamente enjuiciadas y sancionadas, a lo que se suma las incontroladas labores de pastoreo, quemas agrícolas y otras, que cada año afectan miles de hectáreas de bosque a nivel nacional".

El período de mayor riesgo de incendios forestales en el país es de febrero a mayo de cada año. EFE