Más noticias

Ley de Cinematografía en Honduras busca capacitar a cineastas

El actor y productor hondureño Álvaro Matute habló sobre la importancia de esta nueva legislación.

Álvaro Matute invitó a los cineastas a crear productos de calidad para atraer a más espectadores.

San Pedro Sula, Honduras.

Hace unos días, el Congreso Nacional aprobó el decreto de la Ley de Cinematografía en Honduras, con el fin de impulsar esa industria a través del apoyo a cineastas y personas que se dediquen al rubro del séptimo arte.

Desde hace dos años la Industria Cinematográfica de Honduras (ICH) y la Asociación Hondureña de Cineastas Linterna Mágica presentaron dos proyectos por separado, que después fusionaron en uno solo, para la creación de esta legislación, y fue hasta hace poco cuando por fin se logró el objetivo.

Álvaro Matute, presidente de la Asociación de Actores de Cine de Honduras (ACH) y vicepresidente de la Industria Cinematográfica de Honduras (ICH), explicó en entrevista con LA PRENSA cuáles son los beneficios de esta norma.

“Esta ley va a crear una Dirección de Cine y un Fondo que brindará capacitación en la áreas de guiones, actuación, iluminación, sonido, edición y producción. Hay tanta gente que quiere aprender a producir, pero tenemos que sentar bien las bases desde el guion, que es donde estamos más débiles, expresó Matute. El fondo será de 40 millones de lempiras anuales.

Por otro lado, Matute indicó que con esta nueva ley habrá inventivos fiscales para las empresas privadas que estén interesadas en patrocinar proyectos cinematográficos.

“Por ejemplo, si una compañía decide patrocinar una película, al final del año ese patrocinio será 100 por ciento deducible del impuesto sobre la renta. Esto quiere decir que las empresas van a querer apostar por un proyecto de calidad”, agregó el actor y productor, conocido por su participación en los filmes Unos pocos con valor, El Xendra, 11 cipotes y The Zwickys.

El cineasta compartió que “una vez que se forme el fondo de cine se realizará una estrategia sobre las necesidades que existen en este rubro, y luego se harán convenios con las universidades para capacitar a las personas que deseen dedicarse a esta industria”.

Al haber mayor preparación en el área cinematográfica, habrá producciones con mejor calidad, y así no solo se favorecerá al equipo de una película, sino también a los micro empresarios que forman parte de manera indirecta en estos proyectos.

“La cantidad de empleos que genera la industria cinematográfica es impresionante. Cada vez que se va a una locación diferente hay una carga económica grande. A través del cine se promociona el turismo interno y nuestra cultura”, concluyó.