Más de 11.5 millones de personas perderán empleo en América Latina

La Cepal y la OIT analizaron la situación en la región y determinaron que las políticas de seguridad y salud serán claves para la reactivación productiva y del empleo seguro

Alicia Bárcena, Secretaría ejecutiva de Cepal.
Alicia Bárcena, Secretaría ejecutiva de Cepal.

San Pedro Sula, Honduras.

El impacto del coronavirus en Latinoamérica analizado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) no es nada alentador. La estimación preliminar indica que habrá 11.5 millones de nuevos desempleados y una contracción económica del 5.3% del producto interno bruto (PIB).

Las organizaciones presentaron el jueves su informe Coyuntura laboral en América Latina y el Caribe, en el que analizan los desafíos laborales tras la pandemia. La Cepal y la OIT señalaron que el COVID-19 conllevará a la destrucción de miles de empleos, el aumento de la desocupación y la precarización de las condiciones laborales, por lo que el desafío más importante para la región será seguir frenando la expansión del virus y permitir el funcionamiento de las actividades económicas.

LEA: Honduras reporta 11 muertes más por COVID-19, aumentan a 167 los fallecidos

El documento señala que para los países será necesario priorizar las políticas de seguridad y salud en el trabajo para que la reactivación productiva y del empleo sea segura y saludable.

“Será necesario que las empresas lo hagan de manera creativa e innovadora, preservando la salud de los trabajadores”, dicta el informe.

Educación en salud.

Para esto será importante el componente de formación y educación en seguridad y salud para los actores del mundo del trabajo, señalan los expertos, por lo que serán necesarios recursos institucionales y presupuestarios que garanticen su cumplimiento.

Entre las recomendaciones de la Cepal y la OIT están la puesta en marcha de un protocolo de salud y seguridad, la adopción de horarios de entrada y salida desfasados para evitar aglomeraciones, rutinas de desinfección y sistema de lavado de manos, uso obligatorio de mascarillas y un protocolo en caso de que algún trabajador presente síntomas.

Otro punto importante a señalar del informe es que aconsejan que de prolongarse la crisis por más tiempo, será necesaria una nueva ronda de medidas orientadas a proteger el empleo e ingresos de trabajadores y limitar el impacto en las empresas.

Otras proyecciones señaladas en el informe estiman que la tasa de desocupación aumentará 3.4%.

También se espera un fuerte impacto en el sector informal adonde la tasa media en la región es del 54%, y proyectan que las medidas de confinamiento provocarán una pérdida de 10.3% de horas de trabajo, equivalentes a 31 millones de empleos.

La Prensa