20/04/2024
09:01 AM

¿Qué es más recomendable en el carro: el aire acondicionado o bajar las ventanas?

  • 12 julio 2023 /

Llevar el aire con la potencia al máximo no siempre es lo recomendable, ya que aparte de consumir más combustible, puede dañar el sistema de enfriamiento, según la temperatura exterior

REDACCIÓN. Cuando el calor aprieta como lo hace en muchas partes de Honduras, resulta insoportable conducir en ciertas horas sin algo de aire que nos ayude a refrescarnos. Pero esa sensación de frescor no nos sale gratis, como bien sabe. Así que tal vez también usted se haya planteado alguna vez si su carro consumirá menos con las ventanillas abajo o con el aire acondicionado (o el climatizador) conectado. Y eso es lo que le vamos a aclarar.

Lo primero que debemos recordarle es que, dejando por un momento de lado el consumo, el aire acondicionado tiene dos ventajas fundamentales respecto a las ventanillas abiertas. La primera es que se considera tanto un elemento de seguridad como de comodidad, ya que al permitirnos ir más frescos reduce nuestra fatiga al volante y con ello tenemos menos riesgo de sufrir un accidente.

El aire acondicionado automotriz permite una conducción más fresca y confortable.

Y la segunda, que el aire acondicionado nos evita los molestos ruidos que producen las turbulencias de aire al entrar en el carro, que a alta velocidad no nos dejan ni mantener una conversación con nuestro acompañante, ni escuchar música de manera tranquila.

Como es lógico, hay en realidad muchos factores que hacen que un auto consuma más cuando queremos refrescarnos. En el caso de la ventanilla abierta, y si nos ponemos estrictos, depende de la aerodinámica del auto, de la velocidad a la que vayamos y de la dirección y velocidad del viento.

Afectación. En cambio el aire acondicionado o climatizador no afecta a la aerodinámica, pero dependerá de la potencia que le exijamos porque no es lo mismo ponerlo con la primer potencia que con la cuarta, por ejemplo; tenga en cuenta que lleva un compresor que mueve un gas a lo largo de un circuito, y que para alimentar este sistema, y si el carro no es eléctrico, puede necesitar de media entre 0,2 y 0,3 litros cada 100 km.

Es decir, que no hay una respuesta única pero sí le podemos proporcionar una orientativa que se ajusta a unas condiciones ‘normales’ de viento externo y a una temperatura que nos parecería también ‘normal’ a una mayoría de conductores, como por ejemplo en la velocidad media del aire acondicionado (23 grados).

Un límite establecido

En estas condiciones se han realizado varios estudios a distintas velocidades y las conclusiones en las que coinciden es que podemos conducir con las ventanillas parcialmente bajadas (hasta la mitad o menos) hasta una velocidad aproximada de 90 km/h. Es decir, que no es mala idea hacerlo para ahorrar si vamos por ciudad o por carretera secundarias, teniendo en cuenta que en carretera sonarán mucho las turbulencias y que el aire que entre puede ser “caliente”.

Está claro que si contamos con aire acondicionado no vamos a conducir con el aire apagado y la ventanilla abajo un mediodía, pero a las 10 de la noche puede resultar incluso muy agradable. Sin embargo, a partir de los mencionados 90 km/h nuestro automóvil sufrirá tal empeoramiento de la aerodinámica que gastará menos si subimos las ventanillas y conectamos el aire. De esta forma, además, se evitará el molesto zumbido en los oídos, podrá mantener una conversación y viajará con mayor seguridad.