Más noticias

Aceptan renuncia de cardenal acusado de encubrir abusos

El Papa ha tenido que lidiar con escándalos en EEUU, Bélgica, Honduras, Chile y Australia, que involucran a sus más cercanos.

El cardenal Wuerl ha negado las acusaciones.
El cardenal Wuerl ha negado las acusaciones.

Vaticano.

El papa Francisco aceptó ayer la renuncia del cardenal de Washington, Donald Wuerl, luego de que el arzobispo se vio implicado en dos grandes escándalos de encubrimiento de abusos sexuales y de que perdió el apoyo de muchos de sus fieles, informó el Vaticano.

Sin embargo, según una carta publicada por la oficina de Wuerl, Francisco le pidió a Wuerl que permanezca temporalmente en el cargo hasta que se encuentre un reemplazo. Insinuó que el cardenal había sido convertido injustamente en un chivo expiatorio y que era víctima de la creciente indignación entre los creyentes católicos por los escándalos de abusos.

La aparente renuencia del papa a destituir a Wuerl es una prueba de las tensas decisiones personales que se ha visto obligado a tomar al lidiar con el escándalo mundial que ha implicado a algunos de sus asesores y aliados más cercanos, entre ellos los jerarcas eclesiásticos en EEUU, Bélgica, Honduras, Chile y Australia.

Wuerl, quien cumplirá 78 años en noviembre, es el prelado de mayor rango en caer en el escándalo que afecta a la Iglesia luego de que su predecesor en el arzobispado de Washington, Theodore McCarrick, se viera obligado a dimitir como cardenal por acusaciones de que abusó de al menos dos menores y de seminaristas adultos.

Un informe de un jurado investigador publicado en agosto acusó a Wuerl de ayudar a proteger a algunos de los sacerdotes que abusaron de menores durante su etapa como obispo de Pittsburgh, entre 1988 y 2006.