Descubren que bebé dada por muerta estaba viva en San Pedro Sula

A la madre le extendieron el acta de defunción y le dijeron que había muerto de un paro cardiaco.

Ivis Sorayda Montoya, madre de la menor que dieron por muerta, mientras aguarda afuera de la sala de pediatría.
Ivis Sorayda Montoya, madre de la menor que dieron por muerta, mientras aguarda afuera de la sala de pediatría.

San Pedro Sula, Honduras

Una niña de apenas siete meses de nombre Keilin Johana Ortiz Montoya fue dada por muerta en el hospital Mario Rivas y sus familiares descubrieron que estaba viva mientras la velaban.

El hecho ocurrió el lunes a eso de las 9:00 pm cuando personal de la institución de salud informaron a Ivis Montoya, madre de la bebé, que esta había fallecido aparentemente por complicaciones cardiacas.

Keilin ingresó en el centro asistencial en estado crítico el viernes 3 de agosto tras ser referida de un centro de salud de una aldea de Esquipulas del Norte, Olancho.

Como es normal en estos casos, a la mamá le extendieron el acta de defunción que confirmaba el deceso; sin embargo, el documento no cuenta con la firma de ninguna autoridad del centro hospitalario.

Totalmente consternada, Ivis salió del sanatorio cargando en su brazos lo que hasta ese momento creía que era el cadáver de su hija.

Estaba viva

“Yo no tenía dinero para irme hasta mi casa, así que me fui para donde una prima en Villanueva. En la mañana mientras la velábamos nos dimos cuenta que respiraba”, relató Ivis.

Con ayuda de pobladores del sector llegó hasta el centro de salud de Dos Caminos, adonde le dijeron que tenía que regresar al Rivas para que atendieran a la menor, pero la madre se negaba por temor a que de nuevo le dijeran que estaba muerta.

A las 11:00 am de ayer Keilin ingresó nuevamente en Emergencia de Pediatría, donde se encuentra con medicamentos y conectada a varios tubos para tratar de salvarle la vida.

km-casoniña-080818 (1)(800x600)
Acta de defunción extendida por el hospital Mario Rivas el 6 de agosto. fotos: amílcar izaguirrre.

Investigación

Elba Campos, jefa del departamento de Pediatría del Rivas, dijo que están haciendo las investigaciones pertinentes para deducir responsabilidades y emitir una opinión justa.

Será hasta en los próximos días que darán mayor información respecto a este caso, pues deben conocer con certeza quiénes estaban trabajando en el turno para determinar la persona que autorizó el acta de defunción.

Campos detalló que la pequeña Keilin ingresó en estado de convulsión, síndrome diarreico agudo, deshidratación severa y además sufre de síndrome de piel escaldada, que es una infección de la piel frecuente en niños menores de cinco años causada por la bacteria estafilococo que daña la piel y hace que se desprenda.

La Prensa