Más noticias

Meghan y Kate, ¿de amigas a rivales?

La tregua otorgada hace un año por parte de la prensa a los duques de Sussex ha terminado, así que ahora abundan los reportes sobre roces y comparaciones odiosas entre las nueras de la difunta princesa Diana.

VER MÁS FOTOS
Según tabloides británicos el roce entre Meghan y Kate habría sido un motivo para que los duque de Sussex se mudaran lejos del Palacio de Kensington.
Según tabloides británicos el roce entre Meghan y Kate habría sido un motivo para que los duque de Sussex se mudaran lejos del Palacio de Kensington.

Londres, Inglaterra.

"Y como solo una puerta dividirá nuestros departamentos, nos podremos ver a todas horas".
No lo sabemos de cierto, pero es muy probable que eso le dijera el príncipe Harry a su hermano William hace unos meses, cuando comenzaron las remodelaciones del Departamento 1, justo al lado del Departamento 1A donde viven los duques de Cambridge y sus hijos, en el Palacio de Kensington.

Sin embargo, el fin de semana pasado se dio a conocer oficialmente lo que ya era un secreto a voces: los duques de Sussex se mudarán a Frogmore Cottage, en los terrenos del Castillo de Windsor... y los rumores sobre desavenencias entre los hermanos, pero sobre todo entre las concuñas, salieron a flote.

Que si Meghan Markle hizo llorar a Kate Middleton, que si ésta se siente superior por tener un lugar preferencial en los actos oficiales por encima de Meghan, que si una u otra se vistió mejor en tal evento.

El caso es que la competencia y tensión entre las mujeres culminó con esta declaración de un miembro del staff del Palacio: "Kate y Meghan son muy diferentes. No se llevan bien".

La tregua otorgada hace un año por parte de la prensa a los duques de Sussex ha terminado, así que ahora abundan los reportes sobre roces y comparaciones odiosas entre las nueras de la difunta princesa Diana.

El desencuentro más significativo, según se dice, tuvo lugar durante una prueba de vestidos previa a la boda de Meghan con el príncipe Harry: al parecer, la ex actriz de Hollywood se quejó tanto del vestido que llevaría la princesa Charlotte, que perturbó a Kate y ésta comenzó a llorar.

De acuerdo con los expertos, eso explicaría por qué la duquesa de Cambridge rompió el protocolo el día de la boda de su cuñado, al llegar a la iglesia después que la Reina Isabel II.

Eso sin contar con que eligió repetir un vestido de Alexander McQueen (¡que ya había usado tres veces!) para el evento más importante del año, y se mantuvo en segundo plano, seria, atendiendo a sus pequeños hijos.

"Kate acababa de dar a luz al Príncipe Luis y estaba muy sensible", aseguró una fuente al Daily Mail.

The Sun agregó que personal del Palacio no negó el incidente, y que es muy posible que ese incidente detonara el distanciamiento entre las mujeres, y por consecuencia entre los hermanos, y que eso desembocó en la decisión de Harry de poner tierra de por medio (aproximadamente 32 kilómetros) entre las familias.

Sin embargo en una declaración posterior el Palacio de Kensignton habría negado lo ocurrido. "Esto nunca sucedió", escribió The Sun citando a un portavoz del Palacio de Kensington, en una extraña declaración de negación, en respuesta a la historia publicada por el medio.

También lee: Meghan Markle podría tener problemas con Harry debido a una foto con su ex

La noticia de que los duques de Sussex se mudan a Windsor vino semanas después de que William y Harry anunciaran que cada quien manejaría sus asuntos por separado en lugar de usar la oficina en común que tienen en el Palacio de Kensington.

Esto se atribuyó a que tienen roles e intereses diferentes: Harry y Meghan seguirán como embajadores reales, después de su exitoso tour por Oceanía, mientras que William debe prepararse para convertirse en el futuro príncipe de Gales.

Harry ama a su hermano y a sus sobrinos, comentó la prensa, pero quiere alejarse de los protocolos y exigencias de la vida palaciega por el bien de su matrimonio y su bebé próximo a nacer.

Por lo pronto, Harry y Meghan comparten la Nottingham House, un pequeño apartamento de dos recámaras en el mismo complejo del Palacio de Kensington. Ahí fue donde el príncipe le propuso matrimonio a la actriz y desde donde dieron una entrevista para anunciar su compromiso.

De buenas amigas a parientes incómodas

Kate Middleton y Meghan Markle daban la impresión de llevarse bien, al principio, cuando todo mundo resaltaba las cosas que tienen en común, como que ambas lucen una figura envidiable, poseen una larga melena castaña, no pertenecen a la aristocracia y tienen muy buen gusto para vestir.

Pero poco a poco comenzaron a saltar las diferencias, como el que a Meghan le encanta romper las reglas de vestir impuestas por la reina, que dictan que el largo del vestido debe ir apenas por encima de la rodilla, no vestir de negro, no usar jeans rotos, no usar vestidos o camisas sin mangas, usar pantimedias...

La prensa no tardó en señalar que miembros de la familia real y de su equipo de trabajo consideraban a Meghan como "difícil y exigente". Sin embargo, la revista Heat, una de las más vendidas en Reino Unido, aseguró que la ex estrella de Suits quiere romper con la tradición y desea ser un reflejo de la mujer moderna.

Tanto así, que está decidida a que sus hijos no se anden paseando en shorts como el príncipe George, dijo una fuente a la revista.

Meghan quizás no sepa que si el pequeño de 5 años rara vez usa pantalones se debe a un "dress code" de tradición histórica (y de la Familia Real) que dicta que los shorts son para los chiquillos y los pantalones para los hombres.

Heat reportó que Meghan ha dicho que piensa dar pecho a sus hijos en público, y que desea dar a luz en su casa, "en una piscina en un ambiente relajante". Nada más opuesto a la manera en que su concuña recibió a su tres hijos: en la exclusiva ala Lindo del Hospital St. Mary, tal como lo hiciera la princesa Diana.

En resumen, los supuestos planes de Meghan Markle para el nacimiento de sus hijos (y de su vida en general) son muy diferentes a los que la Familia Real ha visto jamás.

Kate se expresó amablemente sobre Meghan cuando le preguntaron el miércoles sobre el embarazo de su concuña, en su primera aparición pública desde que surgieron todos los rumores.

Cuando una fan la cuestionó sobre si estaba emocionada por Meghan y su nuevo bebé, Kate exclamó: "Sí, claro. Es un momento muy especial para tener niños. Es un primo para George, Charlotte y Louis, así que será muy especial".